Condecoraciones que honran a Santiago de Cuba

Santiago de Cuba, 19 de jul. – La ciudad de Santiago de Cuba ha merecido a lo largo de su rica historia numerosas condecoraciones, títulos y reconocimientos que la honran, enaltecen y justifican su condición de Monumento Nacional, declarada el 24 de junio de 1979, hace ya 40 años.

Se cuenta que la primera distinción fue la de “Muy noble y muy Leal”, conferida el 14 de febrero de 1712, por los Reyes Católicos de España,   en lo que expresaban el aprecio a su valor y heroísmo frente a los ingleses.

El segundo título honorífico de la urbe tiene un hondo valor humano y solidario, rasgo que caracteriza a los habitantes de esta oriental región, que acogió a miles de inmigrantes procedentes de diversas partes de América, y España agradecía así la lealtad de los santiagueros a la Corona en diferentes momentos históricos.

De esta manera, en mayo de 1822 la nombraron “Hospitalaria de las Américas”, ya que Santiago de Cuba amparó a miles de emigrados, quienes a finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX llegaron a estas tierras, oriundos de Santo Domingo, luego de la Revolución Haitiana; y la urbe recibió un impulso para su progreso.

En plena Guerra de los Diez Años le entregaron el tercer título honorífico. El galardón de «Fiel Ciudad» lo debía mostrar el ayuntamiento a partir de marzo de 1874, como prueba fehaciente de su fidelidad a la Corona, con la intención de que el gobierno español ganara aceptación y simpatía.

Pasaron unos 80 años para que ocurriera el cuarto reconocimiento, con un carácter más universal que los precedentes, ya que por acuerdo de los delegados del Primer Congreso Iberoamericano-Filipino de Municipios, celebrado en Madrid, en 1955, le fue otorgado a Santiago de Cuba el título de Municipio Benemérito de las Américas.

La quinta condecoración está prendida aún en el corazón de los santiagueros, no solo en la fachada del antiguo ayuntamiento. Resulta que el 26 de septiembre de 1983 el Consejo de Estado aprueba otorgarle el Título Honorífico de Ciudad Héroe de la República de Cuba y la Orden Antonio Maceo, un hecho sin precedente en su historia.

Todavía resuena en los oídos del pueblo aquel conmovedor Gracias Santiago, que expresó el Comandante en Jefe Fidel Castro tras entregarle las condecoraciones más altas de la nación, el primero de enero de 1984, en ocasión del aniversario 25 de la Revolución cubana.

Esos galardones premian los aportes a la nación y a su independencia, y reverencia a este terruño de profunda raíz popular, cuna de hombres como Antonio Maceo, Guillermón Moncada,  Frank País, y José María Heredia,  el primer poeta que le cantó a la nacionalidad cubana.

No es posible olvidar en este recuento que en Santiago nacieron héroes de la talla del general independentista Antonio Maceo, el más grande estratega cubano de todos los tiempos, y Frank País, uno de los líderes de la lucha clandestina contra el dictador Fulgencio Batista; todo lo cual engrandece el acervo patrimonial de la localidad y el país.

Sus mujeres siguieron tras las huellas y el ejemplo de Mariana Grajales,  la madre de los Maceo y de todos los cubanos, y de doña Rosario, la madre de Frank y Josué,  y todo su pueblo tuvo un decisivo apoyo a la última etapa de la lucha revolucionaria y una meritoria consagración a la edificación del socialismo.

Acuña,asimismo,los valores de esta tierra indómita aquella frase repetida en momentos trascendentales de la historia Patria, de Santiago de Cuba: «Rebelde ayer, Hospitalaria hoy, Heroica siempre».

A la ciudad también le fue otorgado el galardón Manzana de Oro, concedido por la Federación Internacional de Periodistas y Escritores de Turismo (FIJET), como merecido homenaje a la calidad y condiciones excepcionales del destino turístico, sobre todo de playa, ciudad y montaña.

Deja una respuesta