Continúa curso escolar con atención diferenciada en las comunidades

Docentes de la provincia de Santiago de Cuba atienden en las comunidades el actual curso escolar que, a causa de la pandemia por la COVID-19, continúa en los hogares de forma diferenciada y con múltiples iniciativas.

Marisol Estelí, subdirectora de Educación en el territorio, explicó hoy que se corresponde con el Tercer Perfeccionamiento de su Ministerio en todas las enseñanzas y es una vía de preparación y dosificación docente, desde las casas y, como eje, el sistema de teleclases que se organizó ante las restricciones por el coronavirus.

En los Consejos Populares hay un coordinador y como agentes maestros, profesores, representantes de organizaciones de masas y estudiantiles, más el apoyo de sicopedagogos y directivos de los planteles en los barrios a fin de identificar y solucionar dificultades en el ámbito preventivo, educativo y social.

Estelí consideró importante lo que se realiza en la base, que es el escenario donde hoy se prolonga el proceso docente educativo, a través de la actualización y diagnóstico de los alumnos, quienes concluyeron un primer programa de actividades televisivas y desarrollan el segundo desde el 15 de marzo último.

Raúl Samón, director de Educación en el municipio Santiago, argumentó con aplicación de la Mochila metodológica, herramienta creada en la provincia para docentes, familia y estudiantes, en caso de interrupciones temporales por situaciones extremas y no detener el periodo lectivo.

Adecuación de contenidos y protocolos, unido a las ventajas del Perfeccionamiento, permite proseguir las clases en las viviendas, más adaptar, flexibilizar y contextualizar el currículo oficial con las acciones que se indican en las visitas a los alumnos e intercambio con familiares o tutores.

Indicar ejercicios dosificados de carácter investigativo, búsqueda de información, atención a todas las asignaturas, revisión de contenidos y temáticas orientadas, son las gestiones al visitar a los alumnos, dijo Ileana Montero, profesora de Secundaria Básica, en esta ciudad.

Como su escuela está dentro del barrio, le es más fácil y ágil porque tiene el vínculo entre la escuela, la familia y la comunidad, y lo hace por diferentes vías que pueden ser la virtual, telefónica y presencial, siempre guardando el distanciamiento y las medidas higiénico sanitarias.

Montero ratificó que siempre lleva el control educativo y social de los adolescentes porque también es una manera de aconsejar, viabilizar y sostener el curso lectivo que en Cuba incluye la educación general y formal de niños y jóvenes.

Deja una respuesta