Coronavirus: El Doctor Rubén, en pocas palabras, es el mejor

Fue por teléfono que conocí al Doctor Rubén. Voz de joven la que estaba del otro lado del auricular para reconocer el trabajo periodístico realizado a los Doctores Yaser Antonio y Liannet, una de las tantas historias de vida que con sistematicidad publica esta página digital de Radio Mambí para dar a conocer la heroicidad de quienes desde sus puestos de trabajo enfrentan la pandemia del Coronavirus.

Doctor Rubén Antonio Sánchez Salas

Hay que tener mucho temple para dirigir en un Centro de Aislamiento donde se atienden personas sospechosas de la COVID-19, y no olvidar los detalles que engrandecen las virtudes de un colectivo.

Y esa disposición la tuvo el Doctor Rubén Antonio Sánchez Salas, quien demostró que en los duros tiempos de la pandemia del Coronavirus, pueden prevalecer el amor, la solidaridad y el reconocimiento a quienes se unen para lograr un objetivo común cuando de enfrentamiento a la pandemia del nuevo Coronavirus SARS Cov2 se trata.

Fueron 17 galenos y 13 enfermeros los subordinados al joven médico, quien sin abandonar su principal misión en el Centro de Aislamiento ubicado en la Escuela de Trabajadores Sociales “Frank País García», supo motivar a su colectivo para que importantes acontecimientos del mes de mayo como el Día de las Madres y el Día Internacional de la Enfermería, tuvieran su celebración

A Rubén no le interesa el protagonismo aunque se consagra para que todo le salga bien. Por ello el personal que permanece a su lado habla de él con orgullo por considerarlo un magnífico dirigente y una buena persona.

Centro de Aislamiento Escuela de Trabajadores Sociales “Frank País García” Santiago de Cuba

Con mucho gusto Yaser, uno de los médicos que permaneció en el equipo de trabajo dirigido por Rubén en los Centros de Aislamiento Las Marianas y luego en Trabajadores Sociales. dice que él “es el tipo de persona que sabe cómo dirigir y qué hacer para que los subordinados lo sigan, es muy preocupado por todo y por todos”, mientras que Daniel expresó: “qué decir de Rubén. El es una persona, solidaria, dedicada, eficiente y es muy preocupado con su profesión. En pocas palabras, es el mejor”.

Y es que este joven médico tiene la virtud de hacer sentir bien a quienes están a su alrededor. En Trabajadores Sociales, por ejemplo, esta periodista le vio compartir como uno más entre sus compañeros de labor, y cuando le solicité la entrevista con tremendo desenfado respondió: “el estímulo es hoy para mis enfermeros por celebrar su día, por lo general se publica el papel de los médicos y la acción que ellos despliegan es esencial para vencer esta pandemia”

Cuando se enfrenta una epidemia nueva como la COVID-19, no solo basta con dar el paso al frente para cumplir la misión encomendada, sino que también resulta estimulante encontrar nuevos compañeros de trabajo para comenzar una amistad y para aprender.

Médicos en el C entro de Aislamiento Trabajadores Sociales

Así ocurrió con Walter quien vio en Rubén al hermano mayor, siempre preocupado por el bienestar o cualquier situación que pudiera tener cada compañero, el dirigente que no tiene horario de descanso, y al médico muy atento con los pacientes”. “Un cuadro preocupado, muy dedicado a su trabajo y por encima de todo, médico y humano”, así lo definió Adrian.

Con 39 años, el Doctor Rubén Antonio Sánchez Salas es Especialista en Medicina General Integral con un diplomado en Ginocobstetricia, que le permitió llevar el programa de atención infantil y Planificación Familiar en el Policlínico Comunitario Municipal, ubicado en el Consejo Popular de Chicharrones, antes de ser llamado a formar parte de la vanguardia médica para el enfrentamiento a la pandemia del Coronavirus.

La primera oportunidad fungió como Director de la Zona Roja, en el Centro de Aislamiento “Las Marianas” para luego de la cuarentena y de compartir 7 días con su familia, volver a ser receptivo a la convocatoria para continuar combatiendo la COVID-19 en la Escuela de Trabajadores Sociales.

Como cualquier otro joven cubano, el Dr Rubén vive en una comunidad santiaguera y tiene una familia que le espera, tema del cual no puedo profundizar más porque me debió la entrevista para la crónica. Sin embargo, deseo concluir con estas lindas palabras que le dedicó Liannet, su escogida para ser la segunda en el centro: “En la dinámica del trabajo hemos sido uno, siempre consultando las decisiones, sin imponer. Es un ejemplo a seguir para cualquier directivo, en otras Palabras, es ejemplo de buena Obra»

Deja una respuesta