Crónica: Martí no ha muerto

Santiago de Cuba, 19 de may. – “La patria es ara y no pedestal”, es una frase en la cual puede definirse el concepto de Martí de esa nación que él idolatró hasta el último minuto de su vida. Un país marcado por una hidalguía inusitada. Quienes intentan azuzar el odio y el desconcierto, un pueblo encuentra en el apóstol el más sincero consuelo para expresar la verdad y mantener nuestros principios.

Martí no es un busto blanco que todos miran y a veces queda allí marchito por el tiempo y el descuido. Martí es ese verbo refulgente que nos permite responder al enemigo con inteligencia y sin caer en provocaciones.

Hace 124 años la mañana tuvo una rojiza condición eterna. Un hombre excepcional dejaba de respirar en Dos Ríos. Varias hipótesis surgieron después acerca de este hecho. Sin embargo, el tiempo engrandeció a ese cubano que sentía la necesidad de dar la vida por su país.

Llegaron otros tiempos y el siguió mirándonos y nosotros continuamos la historia. Hoy mientras Estados Unidos amenaza a Cuba y recrudece el bloqueo instaurado por más de 60 años, Martí nos dice «fui al monstruo y le conozco las entrañas»o «la patria es ara y no pedestal.» Frases que avivan ese aliento necesario de proteger nuestra nación. Martí es ese hombre imprescindible en la historia de Cuba. Hoy 19 de mayo hace 124 años, decidió ser eterno para los cubanos.

Deja una respuesta