Niceto Pérez, Líder campesino

Como imaginar el carácter y las convicciones de un líder como Aniceto Pérez García quien desarrolla su labor en defensa del campesinado en medio de la mas cruel de las etapas gubernamentales que tuvimos en nuestro país.

Nace en Güira de Melena, el 27 de marzo de 1908 el revolucionario cubano Aniceto Pérez y aun en plena juventud se convirtió en faro y símbolo para los campesinos cubanos por su entrega, heroísmo y afán de justicia y decoro.

Sus padres provenientes de las islas Canarias en España conforman una familia en Cuba y experimentan la violencia y el hambre como la de otros campesinos de aquella época, así vivieron en medio de duras privaciones y la odisea de encontrar para cada día el alimento que llevar al estomago

Todos lo conocieron como Niceto pero en realidad su nombre real es Aniceto Pérez García y nacido el 27 de marzo de 1908, según el Registro Civil, aunque varios familiares aseguran que fue el 20 de marzo de 1907.

Pequeño aún Niceto, la familia trata de conseguir en Las Villas las tierras para asentar su vivienda y al no conseguir el necesario cobijo, padre y madre deciden trasladarse a Oriente a la zona de Juan Jutía, sitio enclavado cerca de Guantánamo.

Los Pérez García, apellidos familiares del joven Niceto, se suman al grupo de campesinos y allí su padre plantó una tienda de precarista, para la mala suerte de la familia, esa zona se encontraba entre dos empresas Yanquis latifundistas la “Ermita Company”, y la Guantánamo Sugar y las tierras del poderoso terrateniente Lino Mancebo.

En aquella finca nombrada «María Luisa», situada como referente, al suroeste de la actual provincia de Guantánamo, creció Niceto y comenzó su toma de conciencia ante los abusos que presenciaba a cada momento. Allí en unión de sus compañeros agricultores, combatió los continuos intentos de desalojo del terrateniente Lino Mancebo, obstaculizando las pretensiones expansionistas del latifundista.

Niceto Pérez, activo integrante de la Asociación Campesina e inflexible luchador campesino, fue convirtiéndose en un revolucionario oponente a todo tipo de abusos, luchó junto la Federación Campesina de Oriente quien denunció al Ministro de Agricultura, una nueva amenaza de desalojo contra las 128 familias campesinas de la zona, dentro de ese movimiento expuso que la compañía agrícola e industrial Maca SA, había enviado a sus hombres a cercar las fincas de los agricultores para arrebatárselas.

El 17 de mayo de 1946, los guardias rurales fueron a buscar a Niceto, quien se encontraba labrando en su pequeña finca en compañía de dos de sus hijos, allí, uno de los asesinos disparó y le quitó la vida.

El crimen cometido contra el agricultor no acobardó a sus compañeros, sino que encendió la indignación de la masa campesina. A la capital Guantánamera marcharon los obreros del campo y a ellos se unieron también los de la ciudad e inundaron las calles en solemne y decisiva manifestación de duelo y de repulsa por el asesinato de Niceto Pérez, quien desde ese momento y para siempre alcanza la espontanea y meritoria definición de ser el héroe del campesinado cubano.

Figura ejemplar del campesinado cubano, cada 17 de mayo todos los cubanos, y de manera especial los campesinos recuerdan a Niceto Pérez, quien defendió los derechos de sus iguales y no reparó en ofrendar su vida por la causa revolucionaria.

En homenaje quien se era ya un gran símbolo del campesinado cubano, sólo 13 años después del asesinato del luchador campesino, Fidel Castro firmó en La Plata, comunidad de la Sierra Maestra, la Ley de Reforma Agraria, que puso fin al humillante sistema explotador que asesinó a Niceto Pérez.

“…Esta Ley liberó a los campesinos de la opresión, además entregó la tierra a los pequeños agricultores que la trabajaban y se convirtieron en propiedad del pueblo las inmensas plantaciones. En honor a ese valioso aporte, se instauró el 17 de mayo como Día del Campesino Cubano, motivo de celebración para agricultores independientes y asociados en cooperativas.

Escrito por Santiago Carnago

Deja una respuesta