Plaza de la Revolución Mayor General Antonio Maceo Grajales

Santiago de Cuba es la ciudad que cumple 505 años desde su fundación en 1515 por las fuerzas coloniales españolas, desde ese entonces su crecer es notable.

Muchas son las obras monumentales que durante esos más de 5 siglos de existencia, han dado vigor y desarrollo arquitectónico a la séptima villa de Cuba. Dentro de ellas, la muy admirada y concurrida Plaza de la revolución Antonio Maceo y Grajales

La plaza de la revolución Santiaguera conforma un conjunto pictórico y monumental de alto valor patriótico, una de las estatuas más voluminosas del país es sin dudas la de Antonio Maceo montado en briosos corcel y llamando a los Cubanos a la lucha, actitud de la efigie ecuestre que con toda intención ha sido colocada con la mirada en la avenida de los desfiles y el brazo en alto, presidiendo cada suceso de los que se protagonizan en este sitio de reunión obligada para todos los santiagueros.  

El 14 de octubre de 1991, Fidel Castro, en su carácter de primer secretario del partido Comunista de Cuba clausura en esta plaza el histórico IV Congreso del partido que ya se había desarrollado con todo éxito en la sala principal del Teatro Heredia, con esta concentración de pueblo Fidel dejaba inaugurada “La plaza Antonio Maceo” en la ciudad héroe de la república de Cuba: Santiago de Cuba y  que en aquel entonces  se vio rebozada ampliamente  con la presencia de más de doscientas mil personas.

Desde el día de la inauguración de la plaza de la revolución Antonio Maceo, este sitio ha sido testigo y escenario de muchos de los más hermosos e importantes acontecimientos  sociales, políticos y culturales  del territorio y del país, así el 24 de enero de 1998 el papa Juan Pablo II ofició misa y en este sitio dejo coronada  a la virgen de la caridad del cobre: Patrona de Cuba.

La plaza de la revolución santiaguera, con la gigantesca escultura de bronce del General Antonio Maceo que diseñó el escultor Santiaguero Alberto Lescay rinde tributo permanente a la figura del héroe escoltado por 23 machetes que simbolizan a la vez la frase de “Muchachos el 23 se rompe el corojo dicha con toda la energía patriótica en aquel memorable encuentro que fue la protesta de Baraguá.

No es solo el complejo de escalinatas de mármol que dan sustento a la base del monumento, sino que en su interior, debajo de esas mismas escaleras  se encuentra la llama eterna que conceptualmente y con todo simbolismo es el fuego que  “Arde en la idea y la acción del titán de Bronce”

En los interiores del túmulo monumentario, está la antesala expositiva, sitio que muestra con lo mejor de las técnicas de rayo láser, las holografías de objetos personales de Antonio Maceo incluyendo el revólver con el que se defendiera de un atentado en las puertas de un teatro en Costa Rica. Preside esta parte de la entrada, una imagen ampliada  de la figura del General Antonio con la marcas de las balas que  penetraron en su cuerpo y que son iluminadas a la vez que se describe el impacto de cada una de ellas en el accionar de sus combates por la independencia de Cuba. Es impresionante la exactitud de las muestras que parecen estar ante nuestros ojos. Es una  real sensación de que existen corpóreas dentro de su cristal

Trasponiendo la antesala del soterrado monumentario se encuentra el salón de los vitrales, sala de conferencias muy espaciosa, de belleza extraordinaria donde la vegetación viva y el vitral colorido del techo trasluce la claridad exterior a través de los vidrios  perfectamente armonizados y que a criterio de sus diseñadores  recogen  los colores  del país logrando un efecto impresionante y elogiado por todos los que conocen este memorable lugar 

Te invitamos a que conozcas estas importantes muestras del museo. Las puertas de esta Sala están abiertas de lunes a domingo de 9 de la mañana a 5 de la tarde

Escrito por Santiago Carnago López

Deja una respuesta