Ramón Cisneros Justiz, el cronista santiaguero que debe ocupar su lugar

Pero ¿Quién es Cisneros Justiz? ¿Cuál es el misterio que le dio fama en esta ciudad durante el siglo XX? ¿Por qué es una figura olvidada?…Estas y otras interrogantes que complementan el encabezamiento de la noticia periodística para su integridad, podríamos hacernos hoy cuando en esta urbe que le vio nacer, Santiago de Cuba, deberíamos estar hablando de un hombre que está considerado entre los mejores cronistas de su tiempo.

Él fue de las personas que dotadas con el don de escribir, dejó plasmada en sus crónicas la historia de su ciudad, un motivo suficiente para recordarlo en el aniversario 110 de su natalicio.

Para los integrantes del Proyecto socio-cultural De la ciudad, las calles y sus nombres, Ramón Cisneros Justiz está presente y es una referencia para quienes modestamente siguen su hermoso legado. De ahí que su coordinadora Sara Inés Fernández no deje pasar por alto esta efeméride y sin descuidar las normas sanitarias en este tiempo de la pandemia provocada por el Virus del SARS CoV 2, auspicie a distancia, el homenaje a este periodista de convicción.

Fue esta incansable mujer santiaguera y apasionada por el rescate de nuestra identidad quien abundó:

La Fundamentación del proyecto está basada en la historia de Cisneros Justiz quien fue un periodista autodidacta. Ese ejemplo quisimos inculcarlo desde el inicio en quienes desde el barrio escriben sus crónicas; relatan a su manera de escribir la historia de la localidad, lo que o curre en el barrio y rescatan esa historia olvidada pero que alguien recuerda y la narra a la familia, amigos o en tertulias. Por ese motivo incluso realizamos desde 1997 nuestros encuentros que denominamos Ramón Cisneros Jutiz in memoriam, el cual hacemos en coordinación con Tania Bell Mosqueda, a quien denominamos su hija afectiva.

Si bien conocemos a la Muy Noble y Muy Leal de la segunda mitad del siglo XIX por las Crónicas de Emilio Bacardí, (1844-1922), también muchos de los escritos de Cisneros Justiz (1911-1997), nos acercan a una urbe más moderna aunque él escrudiñó el pasado para mostrarnos la continuidad de una historia ligada a la colonia española de la cual no nos podemos desprender, aunque lo ocurrido allende el tiempo lo sepamos a través de las anécdotas.

Sobre la calle paraíso; la casa y la calle Heredia; Las primeras campanas de Santiago de Cuba; Las serenatas; Los carnavales de Santiago de Cuba; Los mamarrachos de a pie; podemos conocer si accedemos a los escritos de Cisneros Justiz recogidos en la obra: Santiago de Cuba siglo XX: cronistas y viajeros miran la ciudad.

A pesar de su vasta cultura y de su intenso trabajo, este santiaguero nacido en Siboney y quien vivió sus últimos años en el Edificio de 18 plantas Sierra Maestra de la Avenida Garzón, únicamente dejó como recuerdo el libro Pequeño managüí de cosas nuestras: curiosidades folklóricas que con solo 76 páginas, fue publicado en 1981 por la Editorial Oriente.

No llegaron a ver la luz dos trabajos que Cisneros Justiz, uno que tal vez debió trascender con el nombre de Santiaguerías, en el cual realiza una amplia compilación de los trabajos publicados en su sección en Tele Turquino; así como La Trova de Santiago, un compendio de entrevistas realizadas a exponentes de ese género en esta ciudad que por problemas de salud no pudo concluir.

En conversación con Tania Bell Mosqueda, ella nos dio una grata noticia, y es que tiene la pretensión inmediata de publicar las santiaguerías de Cisneros Justiz las cuales tengo ya debidamente compiladas luego de hacer una minuciosa investigación y recopilación de cada uno de los escritos que él me dejó como custodia al sentirse enfermo. Esa confianza de que su obra trascendería la dejó en mis manos y estoy a punto de hacerla realidad. Es mi compromiso.

Al conversar con Tania, ella aludió al documental realizado por la periodista Maylin Camilo Castillo, del semanario Sierra Maestra, quien durante el proceso de entrevistas a varias personalidades, intercambió con el Director del Trío Oriente, grupo que interpretó una de las canciones escritas por Cisneros Justiz, la Loma de Toma Repoyo, un sitio ubicado en el Reparto Altamira, dejando la evidencia de esta otra fase, la de compositor.

Periodistas que tuvieron el honor de compartir con este hombre, aún le recuerdan con el afán de descubrir siempre algo nuevo de Santiago para luego compartir sus descubrimientos con quienes esperaban leer en el Periódico Sierra Maestra las Estampas dominicales sobre personajes o hechos emblemáticos de esta ciudad; verlo por la Televisión o escuchar su voz por la emisora CMKC, Radio Revolución.

La obra prácticamente anónima de Ramón Cisneros Justiz para que perdure en el tiempo debe estar impregnada, sobretodo, en las nuevas generaciones.

Motivar a los noveles periodistas y escritores para que le tengan como referencia le corresponde a quienes le conocieron y aún pueden hacer una u otra anécdota de quien amó a su Santiago de Cuba, y de una forma modesta y sencilla, inscribió su nombre al lado de reconocidos cronistas de esta ciudad como Emilio Bacardí Moreaux y de Rolando González.

Deja una respuesta