Sindo, el As de la armonía

Gumersindo, así eran los nombre de la época, allá por el los mediados del siglo XIX aunque sus nombres eran dos Antonio Gumersindo, podrían haberle dicho Toño, pero prefirieron nombrarlo Sindo.

El santiaguero trovador, compositor y guitarrista Antonio Gumersindo (Sindo) Garay García, alumno del inmortal Pepe Sánchez creador del primer bolero titulado “Tristezas” y con el cual integra el primer dúo en su carrera artística.

Parte luego el trovador por los caminos el mundo en busca de la gloria que mas tarde le llegaría, aunque primero ha de ingresar a los Circos de Portela, Anido y Bonne y con este último pisa tierras Haitianas y posteriormente tierras Dominicanas ,

En tierras dominicanas comparte con músicos de muchas partes de la América y el caribe como lo fueron Manuel Cadete y Manuel Duarte y julio Monzón director de la banda de música a de Puerto Plata.

Regresando a la patria y ya en su tierra natal tiene el honor y orgullo de conocer y compartir con Claudio José Domingo Brindis de Salas músico y violinista cubano. Conocido como el «Paganini negro», considerado el mejor violinista de su época y también llamado «El rey de las octavas».

En sus constantes viajes de Santiago a La Habana conoce y desarrolla su amplio universos profesional con músicos de la talla de Eduardo Sánchez Fuentes, José María Varona y Gonzalo Roig entre otros.

Ademas de su dotes de trovador y guitarrista el malabarismo y la acrobacia eran pasión para el joven santiaguero que se vuelve a enrolar en un aventura circense que lo lleva a puerto rico donde también se presenta a dúo con Guarionex Garay

En 1928 Sindo Garay en plena madurez artística realiza una gira por París Con Rita Montaner, Carmita Ortiz y Paco Lara entre otros grandes de la época y como cuestion del destino en el mismo Parid conoce a Moisés Simons y Eliseo Grenet,

Mantuvo el gran Sindo su dúo con Guarionex durante muchos años y juntos emprendieron una nueva gira por Costa Rica.

Una anécdota es la que cuenta Guyún, sobre la existencia de un Alemán que por amor a los ciudadanos de esta tierra había realizado muchos actos de buena fe, Germán Michaelsen está presente en cada acto público y en cada obra que se emprende a favor de la ciudadanía Santiaguera.

A las orillas de la Bahía de Santiago de Cuba se funda el Club Náutico institución deportiva y recreativa, allí justo por delante de esa importante edificación Don Germán Michaelsen proyectó y luego construyo con capital propio la avenida que hoy se sigue llamando “Avenida o Alameda Michaelsen”. Pues es este señor quien en casa de Pepe Sánchez lo hace escuchar en presencia de Sindo un gramófono con obras de Wagner que dejaron impresionado a Sindo que desde ese momento estudió la manera de armonizar con las formas cromáticas del celebre músico alemán, e ahí que a Sindo Garay se le conozca como uno de los músicos cubanos con mayor riqueza armónica en sus obras.

También por su forma de armonizar su voz en los dúos se le reconoce como la mejor voz segunda de la trova cubana en todos los tiempos, concluyendo: es Antonio Gumersindo (Sindo) Garay García el as de la armonía en la trova cubana.

Escrito por Santiago Carnago

Deja una respuesta