Cuanto orgullo de vivir en Cuba

Cuanta satisfacción por disfrutar la alegría de un pueblo que celebra hoy 62 años de una Revolución triunfante que declaró a la Patria Libre e Independiente aquel primer día de enero de mil 959 y dignificó a los más humildes.

En ese orgullo de ser cubanos hay historia. Esa que nos lleva a recorrer las hazañas de una generación de patriotas en las que se distinguen Carlos Manuel de Céspedes, Antonio Maceo, Máximo Gómez y José Martí; y en la que mujeres como Mariana Grajales, Ana Betancourt, y Candelaria Figueredo tienen un lugar predilecto.

Que trayectoria tiene esta nación defendida hasta la muerte por Rubén Martínez Villena, Eduardo Chivas y Julio Antonio Mella, continuadores de los más dignos ideales de los mambises iniciadores de las luchas por la emancipación de un país, que primero fue colonia de España, hasta que al ser escamoteada su victoria, pasó a ser neo colonia del entonces naciente Imperialismo yanqui.

Y en esta incesante rebeldía de un pueblo que quería ver ondear libre a su Bandera, apareció el liderazgo del joven Fidel Castro Ruz, el hombre que organizó el Asalto a los Cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes el que no cejó en su empeño y regresó al frente de los expedicionarios del Yate Granma y sin perder las esperanzas se adueñó de las montañas de la Sierra Maestra a preparar en las más duras circunstancias, la ofensiva del Ejército Rebelde hasta conquistar la victoria.

Complacencia infinita siente el cubano cuando al recorrer estos 62 años de Revolución contempla orgulloso la continuidad de una historia en la que se mantiene el ejemplo de los Mártires y Héroes de ayer y de hoy, porque todos han contribuido a hacer realidad esta Cuba que aún desafía los más duros embates llegados por las agresiones imperiales, por el terrorismo y por los fenómenos naturales.

Pero la convicción de que SI se puede mantener la dignidad como país libre e independiente, nos ha permitido llegar hasta aquí.

No ha habido Bloqueo económico-financiero y comercial que haya detenido la decisión de este pueblo a defender nuestra soberanía. Ni el enfrentamiento a la pandemia de la COVID-19 ha impedido que se continúe implementando los acuerdos del Séptimo Congreso del Partido Comunista de Cuba.

Hoy celebramos el Día de la Victoria con el inicio de una nueva era, en la que se retoma el peso cubano como la moneda única de la República de Cuba, con una Reforma Salarial que nos llena de esperanza, y con los preparativos para la celebración este año del magno evento político cubano.

Cuanto orgullo haber llegado hasta aquí con la inquebrantable dignidad heredada de los mambises del siglo 19, de los rebeldes del siglo 20 y que se robustece hoy con esta generación del hombre nuevo del siglo 21 que a la manera de Ernesto Guevara de la Serna, del inolvidable Che, cumple la misión de enfrentar ideológicamente al imperio más feroz del planeta, al de los Estados Unidos, al cual no se le puede dar ni un tantico así.

Nuestra Revolución sigue triunfante, y hoy le decimos a Carlos Manuel de Céspedes, a Mariana Grajales, a José Martí y a Fidel Castro, padres fundadores de la nación cubana, que con nuestro Presidente Miguel Díaz Canel Bermúdez al frente está garantizada la continuidad de esta nueva generación de Patria o Muerte convencida que no hay otra alternativa porque VENCEREMOS.

Deja una respuesta