Cuba: primero de enero de Victorias.

Santiago de Cuba, 1 de ene.- Ni agresiones imperialistas, ni amenazas ni Bloqueo  han podido impedir que hoy en Santiago de Cuba  y en todo este inmenso Archipiélago, festejemos  una de las efemérides más hermosas: el triunfo de la Revolución Cubana.

Y esta celebración tiene nuevamente un sabor a victoria digna  para nuestro pueblo heroico y revolucionario, de triunfo  aplastante para quienes apostaron que nuestros hombres y mujeres no  podrían resistir limitaciones, necesidades  e  intimidaciones. Sin embargo estamos aquí, libres e independientes 60 años después de la entrada triunfal del indiscutible e invicto Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz  a esta, la segunda urbe del país.

El bregar ha  sido duro, lleno de  esperanzas, pero también de desilusiones.

De esperanzas  porque ante cada reto, ante cada momento en que el enemigo ha puesto en peligro la soberanía alcanzada  a base de tesón y coraje, ha estado la respuesta firme y digna de este pueblo de Patria o Muerte, y hemos emergido con más fuerza y deseos de luchar para que nadie nos arrebate lo que nuestros Mártires y Héroes nos entregaron: esta Patria hermosa que se llama Cuba.

De desilusiones porque  las traiciones duelen,  porque cuando  hay hombres indignos se alimenta la duda, la incertidumbre, aunque aquí, hemos contado con la certera guía de hombres que como Fidel Castro Ruz  y su continuador Raúl Castro Ruz, han sabido erguirse para llenar de ilusión a su pueblo para decirle que Sí se puede.

Y hasta hoy, Cuba ha seguido por 60 años la senda del triunfo.

En nuestra victoria están ellos, las generaciones de Carlos Manuel de Céspedes, Antonio Maceo, José Martí… las de Julio Antonio Mella, Rubén Martínez Villena,  José Antonio Echeverría, y las más cercanas a quienes hacemos la historia de hoy, la generación del Centenario liderada por Fidel ahora desde la eternidad, y la que marca la continuidad con el actual presidente de la República de Cuba, Miguel Mario Díaz Canel Bermúdez.

En toda esta pléyade de Patriotas  cubanos está la   Cuba de hoy, la que se nutre del valor de mujeres como Mariana Grajales Cuello, Celia Sánchez Manduley,  y Vilma Espín Guillois..

Seis décadas se cumplen hoy de la entrada  gloriosa de Fidel a Santiago de Cuba y la proclamación al mundo del triunfo de la Revolución Cubana desde uno de los balcones del Ayuntamiento de esta heroica ciudad. Ese fue y seguirá siendo el día más luminoso porque se lograron los sueños de quienes cayeron en la manigua, en el Moncada, en la Sierra Maestra, en la clandestinidad y en  todos estos años en que no se olvidan cada uno de los atentados terroristas.

A nuestros muertos les honramos con la firme  decisión de No claudicar jamás a nuestra decisión de construir nuestro proyecto social socialista. De mantener nuestro Internacionalismo que nos dignifica cuando se habla de la liberación de Angola, de la eliminación del Apartheit  en Sudáfrica, de la lucha contra el cólera en Haití y el Ëbola en naciones africanas,  un historial que se engrandece hoy con el ejemplo de los galenos que participaron en el programa Más Médicos para Brasil y regresaron a la Patria plenos de orgullo porque ante la humillación prefirieron dignidad antes que cualquier riqueza  material del mundo.

Celebramos este primero de enero el triunfo de la Revolución Cubana, con el orgullo de saber que 189 naciones del mundo respaldan a este pequeño Archipiélago que se enfrenta al genocida Bloqueo económico-comercial y financiero de Estados Unidos solo con el apoyo de Israel, y con la alegría de que no ha habido manipulación que haya influenciado en los diputados apara aprobar unánimemente la  nueva Constitución  de la República para someterla a referéndum nacional el 24 de febrero.

Que admirable y limpia es la historia de estos 60 años de Revolución Triunfante, la que  festejamos  todos los días trabajando duro y cumpliendo nuestros compromisos y deberes, y  celebraremos hoy a las 5 de la tarde en el corredor patrimonial del Cementerio Santa Ifigenia, frente a la tumba de los Padres fundadores de la nación cubana.

A Mariana, Céspedes, Martí y al invicto Fidel  les diremos que en este pueblo  de titanes hay continuidad.

Por: Agustina Bell Bell.

 

 

Deja una respuesta