De la atención al PAMI y al SAF en Santiago de Cuba

Pese a que la pandemia de la Covid-19 incide en el desarrollo de numerosos proyectos sociales, el Programa de Atención Materno Infantil (PAMI) y el Sistema de Atención a la Familia (SAF) en Santiago de Cuba continúan perfeccionando su trabajo.

Así lo informaron las Direcciones del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, y la Dirección de Trabajo y Seguridad Social en el territorio. Del Programa Materno, Beatriz Johnson Urrutia, Gobernadora de la provincia, destacó durante una reunión con la prensa que:

“Nada sustituye la responsabilidad individual, el rol de las familias, las acciones educativas en las comunidades, la atención a las dinámicas demográficas en la provincia y la preparación de la pareja; en materia de salud y de otros sectores”.

En este sentido, el PAMI prevé disminuir comportamientos negativos en los nacimientos, como las condiciones de bajo peso y pretérmino. Con este objetivo se potencia la Atención Primaria de Salud, así como la ejecución de inversiones en los centros de Alta Complejidad y el de Reproducción Asistida en el Juan Bruno Zayas de esta ciudad, para la atención a las madres puérperas.

También se cuenta con la reparación del Hospital Materno Norte, y el incremento del número de camas en otros centros rehabilitados como el Materno Tamara Junco, el Materno Sur con el acondicionamiento del Salón de Preparto y Cesárea, y en el Oeste, la preparación del Centro Provincial de Genética.

Otras acciones incluyen la capacitación e intervención en las áreas de salud y los policlínicos, y el monitoreo del ingreso en Hogares Maternos y Centros Hospitalarios con el reforzamiento de la alimentación y de la dieta, para garantizar la calidad del embarazo y de vida de los recién nacidos.

Como parte de la preparación de los profesionales vinculados, se garantiza las formaciones de equipos multidisciplinarios mediante cursos de Neonatología, Ecografía, Ginecobstetricia, e Imagenología, formación en todos los municipios, con una posterior evaluación del aprendizaje.

La labor intersectorial es uno de los subtemas y tareas vitales, reflejadas en la Epidemiología hospitalaria mediante la ubicación de un epidemiólogo para la asistencia sanitaria en cada institución de los protocolos establecidos.

De igual forma, sectores como cultura, educación y deporte, colaboran con la prevención del embarazo en la adolescencia. Los círculos de adolescentes se integran a esta misión con charlas, donde el médico de la familia desempeña un papel vital, al igual que el equipo básico de salud del doctor y la enfermera, en sentido general, para la detección de riesgos en estas edades.

Estas actividades se despliegan junto con el Programa de Riesgo Preconcepcional, integrado por un psicólogo, el obstetra y el Trabajador Social, quienes educan a los púberes.

La revisión del cumplimento de estos indicadores y la relación de datos cuantitativos y cualitativos acerca de este comportamiento, se presentan mediante el pesquisaje y el trabajo de terreno, donde se prioriza que más del 85 % de los problemas de la comunidad se solventen en los barrios.

Por otra parte, uno de los temas priorizados en Santiago constituye el Sistema de Atención a la Familia. El SAF cuenta actualmente con 126 unidades que prestan el servicio en estas instalaciones gastronómicas.

De las 4600 capacidades de la provincia para beneficiar a estas poblaciones, hoy se encuentran ocupadas 4 213, aprobadas por Consejos de Administración Municipal. Debido a la situación epidemiológica de la provincia, esta atención se presta mayormente mediante la asistencia de 1 779 mensajeros.

Uno de los objetivos fundamentales del programa es lograr la estabilidad de las ofertas, en las cuales se han priorizado los productos secos y cárnicos, o conformados. Figura en el pasado mes de abril la donación de arroz y harina de trigo, provenientes del Programa Mundial de Alimentos.

Otras de las líneas de trabajo perfectibles son la calidad de la elaboración, y las condiciones físicas de los establecimientos. Una de las directrices debatidas fue las causas de la inasistencia de algunos beneficiarios a estos servicios. Entre las razones se encentran: la lejanía de algunos centros en que se encuentran ubicados determinados integrantes, la calidad de las ofertas, la reintegración a sus familias de personas con comportamientos deambulantes, y de planificación económica.

Se adicionan la situación de indigencia por problemas de alcoholismo- donde se está estudiando el cómo asistir a estos grupos sin que desvíen sus pagos de Seguridad Social en estos vicios en lugar de emplearlos en alimentos-, u otros que no desean la ayuda de sus familiares, ni del Estado. En este último caso se insiste en la visita sistemática para velar por sus cuidados.

Roles asignados a las figuras necesarias de los Trabajadores Sociales, factores de la comunidad, y de las Direcciones de Trabajo y Seguridad Social con sus puestos de mando.

Deja una respuesta