De mis recuerdos. Ciudad sitiada.

Foto de Internet

Santiago de Cuba, 5 de dic.- Han pasado 60 años. Para esta fecha recuerdo aquel desfile del carnaval santiaguero correspondiente al 25 de julio de 1953. Ese día fuimos a ver el primer desfile carnavalesco de ese año. Es maravilloso contemplar un espectáculo de ese tipo colorido, con hombres, mujeres y niños disfrazados de las más diversas maneras. En esa ocasión fuimos disfrazados, mis hermanas de bailarinas españolas, yo de indio Karinoa, que nunca supe de dónde salió. Dos cosas no olvidé: al pasar por la tribuna presidencial, llamaron a mi madre y le dieron como premio 5 pesos por la originalidad de los disfraces. Lo otro fue el terror desatado en la ciudad pues habían asaltado al Cuartel Moncada que estaba a 5 cuadras de mi casa.

Muchas cosas habían sucedido en la ciudad desde el 26 de Julio de 1953. Fue una represión sangrienta que solamente terminaría el 1 de Enero de 1959 con el triunfo de la Revolución cubana dirigida por Fidel. El 2 de diciembre de 1956 Fidel desembarcó con 82 hombres por Los Cayuelos, cerca de la playa Las Coloradas, costa sur de la antigua provincia de Oriente. Los expedicionarios fueron perseguidos y reprimidos violentamente pero, con la ayuda de los campesinos, se afianzaron en las montañas de la Sierra Maestra. Un hecho se intercala en esos días: la ciudad de Santiago de Cuba y sus valientes combatientes dirigidos por Frank País logran levantar a la ciudad en apoyo al desembarco de los expedicionarios del Yate Granma. Meses después son una realidad en la Cuba oriental. Batista, el dictador,  cree llegado el momento de liquidar la insurrección, y en el verano de 1958 lanzó una ofensiva de 10 mil hombres sobre la Sierra Maestra. En feroces combates y batallas: Santo Domingo, El Jigüe, y otros, las tropas rebeldes derrotan a los batallones de la tiranía. Ese será el viraje definitivo que llevará al triunfo del 1 de enero de 1959.   

Del discurso pronunciado por el Comandante Fidel Castro Ruz, en el Parque Céspedes de Santiago de Cuba, el 1ro. de enero de 1959:    La Revolución empieza ahora, la Revolución no será una tarea fácil, la Revolución será una empresa dura y llena de peligros,  por eso el Gobierno de la República nacerá en esta fortaleza de la Revolución. 

 Lo hacemos para que se sepa que este va a ser un gobierno sólidamente respaldado por el pueblo en la ciudad heroica y en las estribaciones de la Sierra Maestra… En Santiago de Cuba y en la Sierra Maestra tendrá la Revolución sus dos mejores fortalezas. Pero hay, además, otras razones: el verdadero movimiento militar revolucionario, no se hizo en Columbia sino en Oriente.   Nos vemos en la próxima.

Fidel, veinte años después diría, en el mismo lugar: ¡GRACIAS SANTIAGO!

Por: Armando A. Céspedes.

Deja una respuesta