Decir Mariana Grajales significa decir Patria

Santiago de Cuba, 27 de nov.- Cuando se habla de la independencia de Cuba hay nombres imprescindibles, varios de ellos corresponden a mujeres, uno de los que no pueden faltar es el de Mariana Grajales, quien nació el 12 de julio de 1815 y murió el 28 de septiembre de1893, hace 16 años. Madre, enfermera patriota, aportó un legado indeleble a la cubanìa. Hablamos de una mujer que llena un pedazo grande de la historia patria.

Reconocida como Madre de todos los cubanos, convoca a mujeres y hombres con su vida ejemplar. José Martí, el Héroe Nacional de Cuba, la llamó Mariana Maceo, por ser madre de una estirpe de libertadores. Con esa distinción bastaría para que ocupara un sitio privilegiado en nuestra historia, pero fue más, mucho más.

Nació en esta tierra insurrecta llamada Santiago de Cuba. Fue grande no solo porque gestara en su vientre una pléyade de héroes: 12 de sus hijos participaron en las guerras contra el colonialismo español; los empinó con su ejemplo personal como combatiente. Al conocer la noticia del levantamiento independentista de CarlosManuel de Céspedes, el 10 de octubre de 1868, enDemajagua, donde el Padre de la Patria otorgóla libertad a sus esclavos y los conminó al combate, Mariana tomó partido ehizo jurar a sus hijos, ante un crucifijo, el compromiso de libertar a la Patria o morir por ella.

Su corazón de madre y de patriota, que suelen ser aliados irreversibles en la historia de lucha de esta isla, explican su actitud, su disposición para realizar las labores más humildes y estoicas. Cuando se trata de la patria las medidas no siempre funcionan, las cuotas de heroísmo no pueden ser cuantificadas, porqueello implicaría tratar de domesticar el corazón y en el caso de Mariana Grajales, este intento sería francamente inútil.

La Madre de los Maceo, la Madre de la Patria, reposa en el Cementerio Patrimonial Santa Ifigenia. Su escultura la muestra viva y tiene un fuerte aliento simbólico: está colocada en perfecto orden junto a la de Carlos Manuel de Céspedes, el Fundador, a la de JoséMartí, el Apóstoly al monolito donde reposan los restosde Fidel Castro, el LíderHistórico de la RevoluciónCubana, para quien Mariana fue siempre la madre excelsa de todos los cubanos.

Cuando en las montañasde la Sierra Maestra se definía el destino de la Revolución Cubana, su Comandante en Jefe, Fidel Castro, ordenó crear un pelotón femenino para combatir a la dictadura pro imperialista de Fulgencio Batista, señalando así la trascendencia del papel de la mujer en el proceso revolucionario. El pelotónllevó el nombre de la Madre de la Patria y escribió páginasimborrables de nuestra historia revolucionaria para honrar el nombre que las enorgulleció y las hizo más cubanas.

Decir Mariana Grajales para los cubanos, mujeres y hombres, es como decir mujer y subrayar la historia de luchas y sacrificios de las féminas, esa que comienza desde 1868 y enaltece a las mujeres quecombatieron junto a sus familias en las guerras contra el colonialismo y más recientemente a quienes participaron durante la última etapa revolucionaria: con su concurso triunfóla Revolución el 1 de enero de 1959 ; de esas misma mujeres que hoy combaten en los más diversos frentes con la misma hidalguía que la de sus predecesoras, pues en definitiva el sueño la mujer cubana es el mismo: construir la patria grande.

Aunque las mujeres del presente saben el significado de la dimensiónhistórica de la figura de Mariana Grajales, no es ocioso subrayarlo. La Madre de los Maceo, la santiaguera ejemplar, está por derecho propio, limpiamente ganado, en las máshermosas páginas de valentía y sensibilidad, de amor y decoro, de nuestras luchas libertarias; y no solo de las féminas cubanas, sino de la historia de Cuba, porque la libertad, la entereza y el amor patrio no tienenni tiempos ni géneros.

Deja una respuesta