Departamento Poligráfico de la Universidad de Oriente: Un pedazo de historia

Santiago de Cuba, 7 de may. – Un viaje al Departamento Poligráfico de la Universidad de Oriente es pasear por la rica historia de la Casa de Altos Estudios Oriental. Sus vetustos equipos y un colectivo de trabajadores experimentados y comprometidos con su labor, demuestran la valía de hombres y mujeres.

En el contexto de la plenaria por el 1ro de mayo, se resaltó la responsabilidad con la cual imprimieron las memorias de la 1ra Covención Internacional Ciencia y conciencia, así como un resumen de más de 700 páginas de este importante evento.

Según conocimos por algunos trabajadores en solo 3 días y trabajando hasta altas horas de la noche, pudieron imprimir y encuadernar más de 140 ejemplares del libro “Ciencia y desarrollo sostenible en el siglo XXI: Tendencias y perspectivas”.

Godeardo Zayas Camé, jefe de taller de las 2 imprentas existentes, del sistema OCSE y la de impresión directa en la Universidad de Oriente,  y con cerca de 40 años de trabajo señala que cada cual tiene sus especificidades.

«Los distintos departamentos que necesiten imprimir o encuadernar, hacen la solicitud con el jefe José Figueredo, luego él me manda el papel con lo que se necesita hacer, y luego trabajamos directamente el personal en el pedido» explicó.

«Hacemos modelaje, hacemos encuadernación de todo tipo, tarjetas y todo lo que se necesite. La imprenta del sistema OCSE es donde se hace la impresión y encuadernación, mientras en la de impresión directa se encarga de hacer los tickets que utilizan los comedores, se graban y se les pone el cuño. Allí tengo 3 máquinas para ese tipo de trabajo » acotó.

Santiago Grave de Peralta, analista B de la producción del Departamento Poligráfico, cuenta que desde 1971 trabaja en este lugar, y controla la calidad del trabajo que se realiza, que se cumplan las solicitudes del departamento y que los equipos con los que se trabaja tengan buenas condiciones.

«Algunas máquinas actualmente no están al 100% pero eso no significa que el trabajo no se haga con calidad. Hay alguna que se están reparando por innovadores del centro y deben estar listas antes que finalice el curso con el objetivo de ayudar a alumnos y profesores» afirmó.

Pero no solamente los hombres trabajan de manera comprometida en el Departamento Poligráfico de la Universidad de Oriente. Caridad Martínez Cisneros, operaria del equipo de encuadernación es un ejemplo fehaciente de ello.

«Es un oficio muy delicado y muy bonito y aquí encuadernamos tesis de maestría, doctorado, de licenciatura, todo tipo de encuadernación de folletos, de libros. Es una labor bastante bonita para el que le gusta la profesión» aseveró.

«Yo apoyo el taller de encuadernación y todo pasa por nuestras manos. Luego de que salgan de impresión vienen para acá y le damos el acabado al trabajo. Aquí las mujeres son mayoría en esta parte porque le damos la belleza y la delicadeza al producto final» explicó.

La especialista Gertrudis Esteris manifiesta su satisfacción de estar desde los años 80 en este centro y expresó que «llevo toda la actividad de la imprenta, recibo los trabajos, y tengo que ver directamente con la impresión de tesis, soy la que llevo el control de todo». 

Aunque las condiciones materiales no son las mejores, quienes laboran en el Departamento Poligráfico de la Universidad de Oriente son ejemplos de consagración y profesionalidad.

Un pedazo de historia de esta Casa de Altos Estudios Oriental se dibuja en los vetustos equipos y en las manos creadoras de sus trabajadores.

Deja una respuesta