A las Avispas no les sale nada

En el deporte hay veces que no valen guayabas verdes. Así de negativa es la racha de las Avispas santiagueras, la cuales volvieron a caer ante los Toros camagüeyanos, esta vez con pizarra final de 12 carreras por nueve, y se cayeron de la zona de clasificación.

Es la primera vez en todo el torneo que el elenco indómito está afuera de los ocho mejores de la 60 Serie Nacional de Béisbol. Un retroceso que se debe, fundamentalmente, a la poca efectividad del pitcheo, la mala gestión de este en algunas ocasiones y, por qué no, un poco de infortunio.

Sí, porque en este último choque ante lo subcampeones actuales hubo de todo un poco. Resulta difícil de explicar como un equipo que hace nueve anotaciones (seis de estas en el mismo primer inning), termina debajo por margen de tres y sin capacidad de reacción.

En el “Guillermón Moncada”, los dueños de casa se dejaron hoy su derrota 24 (16 de estas como locales) en lo que va de temporada, en la que acumulan también 28 sonrisas. Fue un duelo de altibajos, donde los montañeses parecían estar en tarde de gala y en el que a la postre fueron claramente superados.

El choque comenzó de cara para los pupilos del profesor Eriberto Rosales, quienes liquidaron al abridor agramontino José Ramón Rodríguez en el mismo primer episodio, tras marcarle seis limpias.

La fiesta le inició Santiago Torres con triple y tras boleto a José Luis Gutiérrez, los locales corrieron muy mal las bases para regalar una doble matanza que parecía liquidar el inning sin muchos sobresaltos.

Sin embargo, cohetes de Edilse Silva y Luis Guzmán, combinados con un error de Leonel Moas en el jardín central, una base por bolas a Dennis Alá, doblete de dos carreras de Hubert Sánchez, base intencional a Adriel Labrada y triple limpiador de Emilio Torres hicieron explotar a Rodríguez estrepitosamente.

Pero como reza el refrán: Donde las dan, las toman… Camagüey también se lució en el segundo capítulo y pisó la goma cinco veces ante el novato Luis Ángel Fonseca.

Luego de dos outs y con corredores en las esquinas, Humberto Bravo pegó cañonazo que remolcó la primera. Un pelotazo a Loidel Chapellí llenó las almohadillas y Luis González se encargó de traer dos más con sencillo al central.

El mentor Eriberto Rosales trajo a Pedro Agüero en lugar de Fonseca para que le lanzara al peligroso Yordanis Samón y hay que decir que lo dominó el elevado de foul al derecho, pero la pelota le pegó en pleno guante a Rudens Sánchez y dejó con vida al cuarto bate de los Toros, quien, por supuesto, no iba a desperdiciar el chance. El resultado: Doblete que limpió las bases.

Una entrada después y luego de dos outs, Agüero recibió tres inapelables seguidos, incluido biangular de Moas, y los visitantes tomaron ventaja de 7×6.

“Santiago” empató en ese mismo episodio, gracias a hit de Dennis Alá y otro doble de Hubert. Y con hombres en las esquinas sin out, Labrada fue cogido en un intento de robo y nadie fue capaz de traer la de tercera. Algo que sí hicieron en el cuarto, cuando Guzmán, con un extrabases, impulsó a Edilse para poner en ventaja a las Avispas.

Luego de esto, los relevistas Yusney Saborit, por los camagüeyanos y Yoandri Montero, en el caso de los indómitos, lograron poner algo de calma al encuentro, hasta que llegaron los dos momentos que cambiaron la dinámica del partido.

En el sexto, con las bases llenas y par de outs, el relevista Lisander Hernández se alió con su zapato izquierdo para desviar una conexión de Labrada que llevaba el sello de hit y que le hubiese permitido a los “rojiblancos” anotar dos más para acomodarse en el marcador. Para mala fortuna del capitán de los montañeses, la pelota fue al guante de Bravo y todo quedó ahí.

Para colmo, en el séptimo, que iba camino a ser una entrada de uno, dos y tres, un batazo de Alexander Ayala encontró una piedra en el camino para convertirse en imparable y a partir de ahí desatar un cúmulo de problemas que los santiagueros no pudieron controlar, hasta que los Toros pusieron el partido 11×8 a su favor.

El resto es solo anécdota, donde sí hay que resaltar la muy mala salida del cerrador Yunior Tur, totalmente divorciado de la zona de strike, algo que nos demuestra una vez más que, para lanzar, la velocidad no lo es todo.

Pues así anda la nave “rojinegra”, en caída libre, aunque con opciones todavía de recuperar el paso ganador e instalarse en la post-temporada. Pero para eso tendrán que cambiar muchas cosas.

Mañana jueves terminará este duelo particular, ya asegurado a favor de Camagüey (3-1), donde los indómitos intentarán evitar la que sería su segunda barrida en contra en menos de dos semanas.

Otros resultados del miércoles: Isla de la Juventud 4×2 Villa Clara; Isla de la Juventud 6×5 Villa Clara; Sancti Spíritus 10×1 Holguín; Ciego de Ávila 12×13 Granma; Las Tunas 7×5 Guantánamo; Pinar del Río 0x8 Mayabeque; Artemisa 6×7 Matanzas; Industriales 9×10 Cienfuegos.

Deja una respuesta