Avispas pierden un partido de otra época

Que las Avispas caigan dos veces consecutivas ante los Cocodrilos de Matanzas no es una noticia que alarme a muchos, pero que en esta 60 Serie Nacional de Béisbol donde los bateadores han hecho estragos, que dos equipos se enrolen en un partido de una sola carrera, sí es motivo de asombro.

Un choque de otra época, de una carrera por cero, fue el que escenificaron yumurinos e indómitos sobre la grama del “Victoria de Girón”, aunque la mala noticia para los parciales santiagueros es que su elenco fue el que salió derrotado.

Otra vez quedó demostrado eso de que: “cuando hay pitcheo, no hay bateo”. Los actuales campeones nacionales han dejado claro por qué su cuerpo de lanzadores lidera en promedio de carreras limpias a nivel colectivo en el torneo y han limitado el gasto ofensivo de los orientales a cinco anotaciones en 18 innings. Y cuando “Santiago” no batea… todos saben en qué termina eso.

Si ayer fue el joven Reinier Rivero quien silenció la tanda de los “rojinegros” durante siete capítulos completos, hoy fue el desconocido Naykel Yoel Cruz el que les repitió la dosis, pero en este caso, con un hermetismo total, tras permitir solo cuatro hits, con igual cantidad de ponches y un solitario boleto.

Por otra parte, el abridor de las Avispas, Uber Luis Mejías, fue todo lo opuesto. Con muy poco control sobre sus envíos (regaló tres bases, lanzó un wild-pitch y propinó par de pelotazos en dos y dos tercios de labor), la mejor noticia para el mentor Eriberto Rosales es que, en el momento que sustituyó a Úber, solo había permitido una anotación, impulsada por William Luis, quien se ha convertido en el verdugo del pitcheo santiaguero en esta subserie.

Lo que nadie podía imaginar en ese instante es que esa carrera definiría el encuentro. Porque el sustituto de Mejías, Yoandri Montero, lanzó un relevo de altos quilates (seis ponches, un boleto y un sencillo) hasta el final del choque. Pero entre Naykel Yoel y el cerrador David Mena (salvó su noveno juego de la lid) se encargaron de liquidar a los orientales.

El revés, tercero consecutivo para los indómitos, tuvo consecuencias para los ocho veces campeones nacionales, pues los hizo descender hasta la cuarta plaza, empatados con Granma, ambos con balance de 21 ganados y 13 perdidos, y los alejó a dos juegos completos de los propios matanceros, que ahora son los nuevos líderes, con 23-11.

Mañana jueves, desde las 10:00 a.m. se jugará el tercer y último duelo entre Avispas y Cocodrilos, donde los primeros buscarán escapar de la escoba y quebrarle la seguidilla de cuatro sonrisas en línea a los de la Atenas de Cuba.

Otros resultados del miércoles: Las Tunas 6×1 y 12×2 Isla de la Juventud; Ciego de Ávila 3×4 Pinar del Río; Sancti Spíritus 2×3 Artemisa; Camagüey 1×2 Industriales; Guantánamo 11×1 (KO) Mayabeque; Granma 3×6 Cienfuegos; Holguín 6×2 Villa Clara.

Deja una respuesta