Cuatro días para cargar las pilas

A buena hora llegó el Juego de las Estrellas para las Avispas santiagueras, que tratarán de aprovechar el descanso de cuatro días establecido por el evento, para tomar un segundo aire que les ayude a alcanzar la clasificación a la post-temporada de la 60 Serie Nacional de Béisbol.

Solo tres victorias en lo últimos 10 partidos acumulan los indómitos, quienes no han podido ganar ninguna de las cuatro subseries más recientes, a pesar de jugar dos de estas en el “Guillermón Moncada”.

Y es que a la tropa “rojinegra” le ha mermado las fuerzas cuando el calendario regular apenas comienza su segunda mitad y ahora mismo están más cerca de abandonar la zona de clasificación que de alcanzar la cima, la cual está en poder del actual campeón, Matanzas.

Ya les comentaba anteriormente que me parecía muy pronto para pensar que se les haya acabado la gasolina a los santiagueros. Lo más probable es que los pupilos del profesor Eriberto Rosales estén metidos en un “bajón” completamente normal en estos torneos tan largos.

Créame cuando le digo que esas rachas negativas es mejor tenerlas al principio o a mitad de camino, a que te ocurran en el tramo final.

Es muy difícil mantener un paso de tres o más victorias cada cuatro o cinco partidos, y si algo ha demostrado la 60 Serie es ser un torneo bastante peleado, donde cualquier equipo es capaz de sacarle resultados positivos quien sea.

Colectivamente, el bateo sigue como lo más destacado de las Avispas, con línea ofensiva de .309-.386-.444 (average, OBP, slugging), pero en los últimos choques les ha costado un poco más fabricar carreras. Tanto así, que al pitcheo de los Elefantes de Cienfuegos solo le lograron hacer cinco en 20 innings.

Y que conste, el cuerpo de lanzadores del equipo de la Perla del Sur promedia para 5,86 carreras limpias por cada nueve entradas. Lo cual demuestra a las claras que la mejor arma de los montañeses también ha comenzado a dejar algunas dudas, más que todo a la hora de remolcar corredores, pues ahora mismo son los quintos que más hombres han dejado en circulación, con 325.

Otro detalle que debemos tener en cuenta es la decisión que ha tomado el manager Eriberto Rosales de darle la oportunidad de abrir juegos a serpentineros jóvenes, de poco –o ninguna- experiencia en Series Nacionales.

Algo que me parece es muy positivo de cara al futuro del equipo santiaguero, pero que, como es lógico, puede costarle algunas derrotas extras a la nave indómita. Pero bueno… este es un problema con el que debemos lidiar ahora, para luego recoger frutos.

Aún queda camino por recorrer y no es momento todavía para bajar los brazos. Sé que muchos le temen a que los santiagueros les vuelva a pasar lo de otros años: Que tengan una primera parte de campeonato muy buena y después el rendimiento decaiga de forma colectiva.

Esperemos que no, que solo se trate de un “bajón” momentáneo, y que pronto Eriberto y su nave pongan rumbo directo a los tan anhelados play-offs.

Posiciones generales: Matanzas (26-14); Cienfuegos (24-15); Camagüey (23-15); Granma (24-16); Sancti Spíritus (23-16); Santiago de Cuba (23-17); Industriales (22-18); Pinar del Río (21-18); Villa Clara (20-18); Las Tunas (20-19); Holguín (19-21); Mayabeque (18-22); Ciego de Ávila (14-22); Guantánamo (13-27); Artemisa (11-28); Isla de la Juventud (8-23).

Próximas subseries: Santiago-La Isla, Holguín-Pinar, Granma-Artemisa, Guantánamo-Industriales, Tunas-Mayabeque, Sancti Spíritus-Cienfuegos, Villa Clara-Ciego y Matanzas-Camagüey. En cada caso, los segundos serán locales.

Deja una respuesta