La reacción llegó tarde

Solo un par de mordidas necesitaron los actuales campeones nacionales, Cocodrilos de Matanzas, para derrotar a las Avispas santiagueras, siete carreras por cinco, en el primer duelo entre estos elencos en la 60 Serie Nacional de Béisbol.

La estrategia se le derrumbó rápido al estratega indómito Eriberto Rosales, cuando su pitcher abridor, Pedro Agüero, no puedo pasar del primero inning tras recibir duro castigo de tres imparables (incluidos dos jonrones) y cuatro anotaciones.

Sí, leyó bien usted, par de bambinazos le pegaron a Pedro en el mismo capítulo inicial. El primero de estos salió del madero de Ariel Sánchez y minutos después le repitió la dosis William Luis, aunque este encontró dos hombres en bases.

Con el choque cuesta arriba, a los montañeses solo les quedaba buscar la fórmula para conectarle al líder de los lanzadores del torneo, Reinier Rivero, y lo cierto es que en siete entradas no lo lograron.

El yumurino solo vio truncada su cadena de ceros en el tercer episodio, cuando Santiaguito Torres le pegó cuadrangular con uno en circulación, para poner el choque 4×2 momentáneamente.

Por cierto, este es el séptimo batazo de cuatro esquinas del primer bate de las Avispas, con el cual se convirtió en el máximo jonronero del equipo en la actual temporada.

A partir de ahí, Rivero y el relevista santiaguero Wilber Reyna comenzaron a dominar sin contratiempos, hasta que en el sexto inning llegó la segunda mordida de los occidentales.

Otra vez William Luis, sin duda el hombre del partido, volvió a desaparecer la Team-mate con dos compañeros en circulación para acomodar a los suyos en la recta final del partido, que se les complicó un poco más de lo esperado, cuando las Avispas intentaron aguar la fiesta a los Cocodrilos.

Los indómitos aprovecharon la salida del box de Rivero para descontar una en el octavo, gracias a la velocidad de José Luis Gutiérrez, y otras dos en el noveno, tras ligar cuatro imparables. Pero ya era demasiado tarde y la reacción se quedó corta.

En definitiva, Rivero se llevó su sexta sonrisa en el campeonato y mantuvo inmaculada la casilla de las derrotas. En tanto, Agüero sufrió su segundo descalabro, con un solo éxito. David Mena se apuntó su octavo salvamento de la Serie.

Tras este resultado, sumado a las victorias de Camagüey y Granma, “Santiago” descendió a la tercera posición de la tabla, ahora con balance de 21-12, abrazado con los Alazanes granmenses, a un juego completo de la cima, que es ocupada por agramontinos (21-10) y matanceros (22-11).

Mañana miércoles, a partir de las 2:00 p.m., Cocodrilos y Avispas se volverán a ver las caras en el estadio Victoria de Girón, en un duelo donde los visitantes buscarán igualar el duelo particular.

Otros resultados del martes: Camagüey 15×9 Industriales; Guantánamo 11×8 Mayabeque; Granma 18×7 Cienfuegos; Holguín 0x3 Villa Clara; Ciego de Ávila 2×3 Pinar del Río; Sancti Spíritus 1×10 Artemisa.

Deja una respuesta