Derecho al empleo, singular conquista de las cubanas

Santiago de Cuba, 1 de ene. – Las mujeres cubanas son protagonistas esenciales en la vida socioeconómica del país y decisivas en ramas como la salud, la educación e investigación científica, con acceso a disímiles empleos igual que los hombres, un derecho conquistado luego del triunfo de la Revolución y que están dispuestas a defender contra viento y marea.

Abismal es el contraste en el empleo femenino con respecto a 1959, por ejemplo, en la provincia de Santiago de Cuba, donde representan hoy más del 43 por ciento de la fuerza laboral activa en el sector estatal civil, ha declarado con orgullo Sunilda Montes de Oca Tito, secretaria general de la Federación de Mujeres Cubanas (FMC) en el municipio cabecera.

Antes de la victoria del Primero de Enero, en el ámbito laboral de Santiago de Cuba estaban empleadas unas ocho mil mujeres, la mayoría como domésticas, con un nivel cultural de apenas segundo grado, el que reinaba, como promedio, entre la población de la Isla en esa época.

Tal situación era consecuencia de la sociedad que imperaba en Cuba durante la seudorrepública, cuando la tasa de desempleo del país se elevó al 8,3 por ciento y en la zona oriental llegó hasta el 10,4 por ciento.

Como expresión del aprovechamiento de las oportunidades que les ha dado la Revolución y del alto nivel de equidad del cual disfrutan, ahora constituyen más del 68 por ciento de la fuerza profesional y técnica en esta región, un dato de referencia en cuanto a su calificación y protagonismo, precisó Montes de Oca Tito.

Apuntó que han ido mucho más lejos aún, al incorporarse a sectores no tradicionales, manejan tractores, cortan caña, asumen  alternativas como el trabajo por cuenta propia, y se retan a sí mismas en faenas de la agricultura, donde son cooperativistas o usufructuarias.

Y no solo son beneficiarias al tener derecho a un empleo decoroso, sino que logran otras ventajas como igual salario por trabajo igual, y empleo como base de la seguridad social, sin discriminación de ningún tipo, además de capacitación de toda índole, subrayó.

Asumen responsabilidades en diversas ramas, dirigen escuelas, policlínicos, empresas, universidades, fábricas; son más del 50 por ciento de los directivos en la provincia, aunque todavía enfrentan vestigios ancestrales que las limitan en cargos de toma de decisiones.

Con tales resultados celebraron el Día Mundial de los Derechos Humanos, el 10 de diciembre último, y así, con la cabeza erguida y el orgullo de vivir en una Patria libre y soberana, esperan el advenimiento del aniversario 61 del triunfo de la Revolución, el venidero Primero de Enero, para seguir conquistando espacios y cosechando logros.

Para Yaquelín Segura, auxiliar de Educación en una escuela primaria, la Revolución primero las dignificó y después les brindó amplias perspectivas para acceder a profesiones, oficios y  puestos de labor, en los cuales son sensibles, disciplinadas y dedicadas.

La jurista Arianna Toledo considera un freno que impide desarrollar todas sus potencialidades, el bloqueo de los Estados Unidos contra Cuba, ya que esa ilegal política afecta todos los sectores de la sociedad, mucho más hoy, cuando  se ha acrecentado por el imperio con el fin de asfixiar al pueblo, socavar la soberanía nacional y destruir la Revolución.

Pero este es un pueblo digno y heroico que no se deja amilanar por nada ni nadie, seguirá su camino hacia la edificación de un socialismo próspero y sostenible para hacer un mejor país para todos, en el cual el desempeño de las mujeres continuará siendo decisivo, piensa la trabajadora jubilada Meida Cueto.

Deja una respuesta