Derecho en busca del derecho

Santiago de Cuba, 6 de jun.- Lo leí una vez y me quedó claro y NO espero el 8 de junio para replicarlo, sino que me adelanto…

“Nace un hombre y con su llegada al mundo se dice estampada la carátula de un libro abierto para su vida futura… Esta vez sólo trae sus generales más precisos y el ánimo de todos en subrayar lo de buena persona… ¿Lo conveniente o no y su verdad?…Lo marca el paso de los años con su inteligencia, sagacidad, voluntad y comportamiento como para ser catalogado de bien…

O quizás, puede que, suerte de hombre equitativo y con un poco de estudios, se convierta en aquel destinado a impartir justicia. Unos llegan más lejos y vaticinan y hasta sueñan y luchan por un mundo lleno de igualdades y, llegado este momento de homenaje al Jurista, al defensor de los hombres, al sentenciador obligado a probar la culpabilidad o NO de aquellos prestos, entonces en la nómina entran nombres como el de nuestro Maestro Nacional José Martí y el de otros insignes patriotas dedicados por entero, unos graduados, otros empíricos de acuerdo con los tiempos, a saber de sentencias por el bien de una sociedad plena.

Hoy con la Revolución es el Derecho una carrera de opción para quienes la desean, pero al mismo tiempo un compromiso con este pueblo en la salvaguarda de sus intereses e integridad y es así como, a pesar de la solemnidad de una toga, al descubrirse, encuentra usted a gentes muy jóvenes impartiendo justicia, pero preparadas para la adecuada calificación de una actitud, de un comportamiento.

Tienen ejemplos de sobra para imitar, pero en lo esencial, ahí está la talla universal de Jurista de nuestro Comandante en Jefe, capaz de asumir una autodefensa con toda cordura, dignidad, hidalguía en plenos años mozos, con esa argumentación suficiente preñada de estudios, de la búsqueda incesante de la verdad, y de una madurez política latente, acompañada de una gran personalidad.

Ese es el camino a seguir hoy para quienes ejercen la difícil misión… Eso es ir “derecho en busca del derecho”…

Justo homenaje a quienes lo merecen…

Deja una respuesta