Derechos humanos en Cuba: actuación transparente, resultados palpables

Independientemente de que los enemigos de la Revolución se empeñan en desacreditar la obra social y humanista construida por Cuba, a esta nación la avala una actuación transparente en ese ámbito con resultados palpables, plenamente disfrutado por el pueblo y reconocidos en el mundo.

Los derechos humanos en la isla caribeña se manifiestan por todas partes, a la vista de todos expresados en vida, libertad, igualdad, respeto, seguridad social, salud, educación, entre otros.

Por ejemplo, la obra levantada en una provincia como Santiago de Cuba puede considerarse un monumento a la Revolución, con beneficios bien evidentes en su geografía mambisa, heredera de rebeldía y del espíritu emprendedor de sus pobladores.

Un orgullo late con fuerza en cada uno de los corazones de los habitantes de la serranía, al reconocer ellos mismos que lo hecho en las localidades y barrios donde viven y trabajan es casi ciento por ciento resultado de la victoria del primero de enero de 1959.

Entre montañas, pródigos de hazañas laborales y virtudes revolucionarias de sus moradores, se visualizan escuelas, hospitales, policlínicos, fábricas, emisoras de radio y otras ventajas propias de las grandes ciudades.

Seis décadas atrás cuán diferente era la imagen de las zonas rurales con habitantes hambreados y presos de la ignorancia y la insalubridad, donde apenas había médicos para sanar a los enfermos, escuelas para enseñar a los niños o transporte público, centro telefónico, u otras ventajas.

El panorama era de ausencia casi total de expresiones artísticas y casi nulo desarrollo del deporte, la ciencia, la seguridad social, e incluso del derecho a la vida, con el registro de una alta tasa de mortalidad infantil.

Desde el triunfo de la Revolución se disfruta de los derechos humanos planteados por Fidel Castro en su alegato La historia me absolverá, sobre todo cuando el campesinado comenzó a ser dueño de la tierra que trabajaba.

Hoy, en las legendarias serranías santiagueras está la mano salvadora de la Revolución por todas partes, mostrando una obra hija de un sueño conquistado con hidalguía y amor.

Deja una respuesta