Disparadas 21 salvas de artillería por los 150 años de la Constitución de Guáimaro

Santiago de Cuba, 10 de abr.- En el aniversario de la aprobación de la primera Constitución de la República en Armas, en la Asamblea de Guáimaro, Camagüey, hoy  se dispararon 21 salvas de artillería desde el Cementerio Patrimonial Santa Ifigenia, de esta ciudad, simultáneamente con las de la fortaleza de San Carlos de la Cabaña, en la Habana.

Esa ceremonia militar protagonizada por una batería de artilleros de una unidad del Ejército Oriental, constituyó un acto de continuidad histórica a la firma de del trascendental documento firmando  el 10 de Abril de 1869.

Entre los combatientes que intervinieron se encuentra el sargento de tercera Carlos Manuel Pequeño Vigares, que se siente “honrado  de haber participado en una actividad como esa por su alto valor histórico para rendirle tributo a todos los héroes y mártires de la Patria, y desde el punto de vista sentimental porque participé en el refrendo constitucional dando mi voto Si por Cuba”.

Antecedió a ese solemne momento el cambio de la Guardia de Honor a los Padres fundadores de la nación en ese campo santo, con el  perpetuo homenaje al Héroe Nacional José Martí, a Carlos Manuel de Céspedes, el Padre de la Patria, a Marina Grajales Cuello, la madre de todos los cubanos y al líder de la Revolución Cubana Fidel Castro.

En pueblo de la provincia  santiaguera este día en que se proclamo la nueva Carta Magna, ratificada por los cubanos en referendo constitucional el 24 de Febrero último, vive una jornada de de gloria y sacrifico como hace siglo y medio en que se aprobó la primera Constitución de la República en Armas, en Guáimaro, además de rende tributo a los que lucharon contra el colonialismo español  por la independencia de la nación, como lo hizo un grupo de estudiantes del Instituto Preuniversitario Rafael María de Mendive.

La Constitución de Guáimaro, fue la más radical de las existentes  hasta esa fecha en América Latina sentando las bases  que han durado  más de cien años, en lo que se refiere  a la soberanía, independencia e igualdad  de todos los cubanos,  y por otra parte sirvió  de base a  las de Baraguá, en 1878, Jimaguayú en 1895, La Yaya en 1997, así como también a las de 1901 y 1940.

Es de destacar el valor del artículo 24 del documento firmado en tierra agramontinas, el que expresó: «todos los habitantes de la República son eternamente libres», con lo cual se abolió la esclavitud y en su conjunto sentó pautas del constitucionalismo en el país.

Con el espíritu de los patriotas de 1869 los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular, reunidos en el salón plenario del Palacio de las Convenciones, de la capital, proclamaron la Nueva Constitución, más moderna, funcional y revolucionaria, que se discutió en amplia consulta popular como genuina  expresión del ejercicio de la democracia.


Rinden tributo grupo de estudiantes del Instituto Preuniversitario Rafael María de Mendive


Deja una respuesta