EDITORIAL Primero de Mayo

Santiago de Cuba, 1 de may. – Ante el incremento del conflicto internacional y las amenazas  de la administración de Estados Unidos  a  este pequeño Archipiélago,  Cuba   tiene una respuesta: “Unidad, Compromiso y Victoria”.

Y esa es la consigna que moviliza este primero de mayo a los cientos de miles de santiagueros que  liderados por la CTC y sus Sindicatos, participan hoy en  el acto por la efeméride del Proletariado Mundial, y en el Desfile por el Día Internacional de los Trabajadores.  

Desde  las 5 de la madrugada está  el palpitar de una ciudad,  donde el primer día de mayo  es de fiesta para el homenaje a quienes en mil  886, en la ciudad estadounidense de Chicago, comenzaron la huelga para reclamar entre sus derechos, la jornada  laboral de 8 horas. Y de ese logro seguimos disfrutando en pleno siglo 21. 

Cuánta alegría en nuestros  trabajadores, quienes junto a los campesinos, a los jóvenes,  a los  combatientes y  a los miembros de las organizaciones de masas, toman las calles  por unas horas,  para  demostrar el rotundo apoyo a los pronunciamientos de  los principales dirigentes del Partido y el Gobierno cubanos que realzan la dignidad de este pueblo.

Por ello hoy, a 60 años de una Revolución Triunfante en el poder con el apoyo mayoritario de  los cubanos, y luego de haberse proclamado la Constitución de la República, la clase obrera de esta indómita  tierra,  va por más.

En Santiago de Cuba se celebra el Día  Internacional de los trabajadores, a pocos días de concluido el vigésimo primer Congreso de la CTC, por lo que cada hombre  o mujer que  decida voluntariamente participar en  el Desfile  estará dando su apoyo a los dirigentes obreros, a los acuerdos aprobados, a  las decisiones adoptadas y a los retos que deberá asumir cada obrero de ser eficiente en su puesto, como única vía de salir victorioso de la compleja situación económica que vive el país y se arreciará en los próximos días.

Esta es la clase proletaria que con una actitud firme   ratifica en esta jornada  cargada de historia, el  rechazo a   la actitud injerencista y prepotente del Presidente norteamericano Donald Trump, quien  no ceja en el empeño de activar el título tercero de la Ley Helms Burton, para redoblar   el Bloqueo a este país,  con un pueblo que exhibe como sus principales armas   la dignidad, las ideas,  y el orgullo de ser cubanos

Este primero de mayo, el desfile del pueblo santiaguero  organizado frente a la Plaza de la Revolución Antonio Maceo Grajales, reclamará  al imperio del Norte  el cese de las hostilidades contra  Cuba, demandará  que saquen las manos de la hermana República Bolivariana de Venezuela y que dejen a ese pueblo vivir en paz; y  además, le brindará  toda la solidaridad al gobierno de Nicaragua, otra de las naciones amenazadas por la administración de Estados Unidos.

Desde aquí,  al pasar por frente a la Plaza de la Revolución Antonio Maceo Grajales, en cada bandera levantada, en cada consigna, en las frases y en los carteles, en los colores blanco, rojo y azul de nuestros pulóver estaremos llevando el mensaje de  Fidel Castro Ruz, de nuestros mártires y Héroes y de quienes permitieron que tengamos independencia.

Le diremos a Raúl Castro Ruz, nuestro Primer Secretario del partido Comunista de Cuba que en  el Presidente Miguel Díaz Canel, y en la generación de los nacidos luego de l959, hay y habrá continuidad.

Desde Santiago reiteraremos una vez más: VIVA EL PRIMERO DE MAYO.

Deja una respuesta