El Congreso Casca-Cuba 2018 es un hito para la antropología cubana

Cartel oficial del Congreso de Antropología Casca Cuba 2018 obra del artista cubano Lawrence Zúñiga

Santiago de Cuba, 19 may.- Como un evento que puede marcar un antes y un después en la especialidad en Cuba, ha sido calificado el Congreso de la Sociedad Canadiense de Antropología (Casca) en colaboración con la Sociedad para la Antropología Aplicada y las instituciones cubanas afines, que comenzó el miércoles en Santiago de Cuba y finaliza hoy sus segmentos principales.

Ofrece una dimensión del encuentro, el haber reunido a más de 500 antropólogos de más de 20 países, entre estos más de 30 Profesores de Mérito y más de 10 jefes de Departamento de universidades de Canadá y Estados Unidos, junto a otros 60 de varias regiones de Cuba,.

Las sesiones de trabajo han tenido lugar en la sede Julio Antonio Mella, de la Universidad de Oriente (UO), el teatro en el Rectorado de la UO, y el Centro de Interpretación y Divulgación del Patrimonio Cultural Cafetalero (Casa Dranguet).

Diálogo, colaboración y contrapunteo han caracterizado cada jornada, y para la especialidad en el país, el encuentro es un hito, un punto de partida, al afirmarse que el Congreso media en la proyección de una antropología nacional donde se fundan los estudios de Don Fernando Ortiz en la zona occidental, Samuel Feijoo en la central y Joel James Figarola en la oriental.

El cónclave, que entra hoy en su tercer día de actividades, es considerado un reconocimiento internacional a la antropología cubana.

Sustentan el interés que ha despertado el Congreso, las sesiones simultáneas de siete comisiones cada jornada, con lleno completo en aulas-anfiteatro del “Mella” y las del Centro de Electromagnetismo Aplicado, las facultades de Ingeniería Eléctrica e Ingeniería Mecánica; igualmente, en la Casa Dranguet (cine antropológico) y en el Centro Cultural Africano Fernando Ortiz, en Vista Alegre, donde está señalado para mañana domingo el taller Presencia africana: historia y cultura.

El siempre atrayente keynote (programa avanzado de presentación) sirvió como soporte ayer a las conferencias magistrales en el Teatro Universitario, de los dos invitados de honor: el inglés Martin Holbraad (University College, Londres) y la cineasta cubana Gloria Rolando.
Holbraad asumió “¡Sin azúcar, por favor! La antropología del tabaco y los méritos de la conceptualización contingente”; habló de los antropólogos y de su labor imprescindible, y en su intervención hermanó a José Martí y Fernando Ortiz, al señalar:

“Cuando Ortiz escribe que José Martí, el intelectual cubano más prominente del siglo XIX, encontraba en el tabaco ‘la consolación para su espíritu, el brote para su pensamiento, y la escala para su inspiración’, uno se queda con la sensación de que ese pasaje de Don Fernando podría estar igualmente refiriéndose a su propia persona. Y Fernando Ortiz, quien era un gran amante de los tabacos, por supuesto era un antropólogo.”

Gloria Rolando, cineasta de entre las más activas del documental en el país, con una obra centrada en las tradiciones de las comunidades negras en Cuba, apoyó su conferencia con fragmentos de sus filmes, y habló sobre aspectos, novedosos para muchos en el auditorio como la inmigración de Isla Caiman a la entonces Isla de Pinos, o la de Panamá a Estados Unidos, que al cruzar por Cuba se quedaba en el Archipiélago en los cortes de caña y otras labores.

Sesiones plenarias, paneles, poster, conferencias, mesa redonda, talleres se refirieron a diversas aristas de la antropología, por ejemplo el abordado por un especialista de Israel sobre la influencia en la juventud de ese país, que la condiciona para enfrentarla a los palestinos; otro habló sobre la reconciliación en Ruanda, y se trataron también, las visiones antropológicas de Fernando Ortiz y Rómulo Lachatañeré.
Varios delegados coincidieron en destacar la organización adecuada del encuentro, por el empeño de la anfitriona Universidad de Oriente, y de la Sociedad Canadiense de Antropología y la Sociedad de Antropología Aplicada.

Martha Radice, presidenta de la Casca, manifestó a los delegados en nombre de la Sociedad, “el placer de reunirse en la bella ciudad de Santiago de Cuba” y dijo que “el tema contrapunteo, distingue exactamente la lograda colaboración trasnacional “que ha hecho realidad este sueño de encontrarnos en Cuba”.

La Dra.C. Yamile Haber Guerra destacó la asistencia de tantos y prestigiosos especialistas y consideró la reunión como un espacio de fructífero intercambio académico y cultural.

Para organizar el Congreso, laboraron durante meses Casca, la Universidad de Oriente, el copatrocinador la Sociedad de Antropología Aplicada (SfAA), el Centro de Etnografía Imaginativa (CIE); también, las coordinadoras Alexandrine Boudreault-Fournier y Haber Guerra, los miembros de los comités científico de Canadá y Cuba, Alexander Ervin, Dara Culhane y Danielle Elliot; la Dra.C. Yaumara López Segrera, la Dra. Marta Cordiés, y Karli Whitmor, gerente general de Casca.
Solo una vez Casca había celebrado su Convención fuera de Canadá: fue en Mérida, México, en el 2005. Ahora lo hace en Santiago de Cuba, una distinción especial para los 70 años de la UO y para su claustro e investigadores.

De entre las actividades artísticas programadas en el evento sobresalió la actuación de la Tumba Francesa La Caridad de Oriente, grupo musical y de danza fundado en febrero de 1862 por esclavos que arribaron aquí junto a sus amos, colonos franceses llegados a Cuba desde la cercana isla La Española, a raíz de la Revolución Haitiana.

“La Caridad de Oriente” en 2003, en París, Francia, fue declarada por la UNESCO como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

Cuestiones filosóficas, culturales, culinarias, folclóricas, de los medios de comunicación, medicina… con una visión antropológica formaron el programa.

Además de la Universidad de Oriente, entre la representación cubana aparecen la Casa del Caribe, el Centro Cultural Africano Fernando Ortiz, el Centro de Lingüística Aplicada, el Instituto Cubano de Antropología, la Universidad de La Habana, y la Casa Dranguet…

Por su alcance y el número de especialistas extranjeros que asisten, el Casca-Cuba 2018 es el mayor evento científico y cultural académico en la historia moderna de Santiago de Cuba.

Por Miguel A. Gaínza Chacón (Sierra Maestra)

Deja una respuesta