El Congreso de la ACLIFIM y Clara Aurora

Santiago de Cuba, 12 de jun. – Estamos a las puertas del  VI Congreso de la Asociación Cubana de Limitados Físico-Motores (ACLIFIM), que sesionará del 13 al 15 de este mes de junio en La Habana, con el noble y supremo propósito de lograr una mayor inclusión social de este sensible segmento de la población.

Otra loable aspiración es llegar al verdadero empoderamiento de las mujeres con discapacidad, empeño este y aquel por los cuales muchas personas han trabajado con dedicación, sobre todo, desde que la ACLIFIM fue constituida el 14 de marzo de 1980 de acuerdo con la Resolución 42 que establece la Ley de Asociaciones del Ministerio de Justicia.

Su invariable misión ha sido la integración de las personas con discapacidad físico-motora a una vida socialmente útil con iguales derechos y oportunidades, alcanzar el pleno acceso al trabajo, el estudio, el deporte, las opciones culturales y recreativas, y colaborar para la eliminación de las barreras arquitectónicas o de cualquier otra índole existentes.

Por el respeto a la diversidad, la inclusión y la participación efectiva, es el lema que presidirá el evento, y no podía ser de otra manera en un contexto en el cual acaba de proclamarse una nueva Constitución con todos y para el bien de todos, que se enaltece al tener al ser humano como la primera prioridad ygarantizar una existencia mucho más plena para los cubanos.

Clara Aurora Hechavarría Hardy es delegada directa por Santiago de Cuba a la cita, que evaluará el cumplimiento de los objetivos y la proyección del direccionamiento estratégico de la organización en los próximos cinco años de labor, y enfatizará en cómo incrementar los logros de la Asociación, en respuesta a una política social inclusiva y justa.

Es mi cuarto Congreso de la ACLIFIM, confiesa con orgullo, incluido el primero que fue realmente histórico con la presencia aleccionadora del Comandante en Jefe Fidel Castro, y tengo muchas expectativas con este, pues espero se encamine la solución de situaciones que aún nos afectan para insertarnos verdaderamente a la sociedad y ser más útiles a la nación como cualquier otra persona.

Una de las batallas de años es la necesidad de eliminar las barreras arquitectónicas, un tema que con certeza acaparará el debate ya que, a pesar de la sensibilidad y el trabajo realizado al respecto, todavía ese fenómeno perjudica al no permitirnos poder integrarnos con plenitud y entrar a lugares inevitables para participar y llevar una vida normal.

Gloria del Deporte y multicampeona nacional en atletismo, Clara Aurora reconoce que los programas de desarrollo de la Revolución para incorporarlos a la sociedad son hoy realmente fabulosos  y colocan a Cuba a la vanguardia del mundo en el campo del respeto a los derechos humanos.

Refiere que siempre ha valorado mucho más la luz que le ofrecen las manos extendidas prestas a la ayuda y la cooperación, al cariño y a los afectos; entonces solo piensa en luchar para transformar mentalidades y disfrutar la generosidad de la Revolución.

Tengo la esperanza de vivir en un futuro sin barreras arquitectónicas, ya que si Cuba exhibe resultados tangibles en la inclusión social y equiparación de oportunidades, muestra de un proceso construidoen varias décadas, es porque la discapacidad no es limitante en ningún sentido, expresa finalmente.

Deja una respuesta