El libro vive y con muy buena salud

Santiago de Cuba, 3 de mar. – Luego de la exitosa Feria Internacional del Libro realizada en La Habana, del 6 al 16 de febrero, hay razones suficientes para afirmar que el libro vive y goza de muy buena salud, hecho que será confirmado tras su extensión hacia todas las provincias para beneplácito de los lectores, ávidos del disfrute deesaespecial fuente de conocimiento y cultura.

Una de las citas culturales más importantes en la isla incluyó presentaciones de textos, novedades literarias, encuentros con escritores, paneles, foros y coloquios, de los cuales no solo fue protagonista el habitual Parque Histórico Militar Morro, sino disímiles locaciones de la capital, vivencias que se repetirán por toda Cuba.

Ratifican la valía y alcance de esta fiesta de las letras la participación de más de 200 invitados de 44 países, 74 editoriales y 21 distribuidores, además de que los lectores cubanos dispondrán de más de cuatro mil títulos, 500 novedades editoriales y una cifra superior a loscuatro millones de libros.

A pesar de las dificultades interpuestas por el bloqueo económico, financiero y comercial de los Estados Unidos contra Cuba, la Feria del Libro vuelve cada febrero y en esta ocasión se extiende hasta abril, señal incuestionable de la voluntad política de conceder atención prioritaria a la educación y la cultura.

Vale la pena recordar que este año es el centenario del natalicio del poeta Eliseo Diego, a quien se le rinde merecido homenaje con esta fiesta, pues él dedicó buena parte de sus esfuerzos a estimular en los más pequeños la necesidad de leer con el propósito de incentivar desde esas edades decisivas, el libre crecimiento de la imaginación creadora.

Bienvenida la Feria del Libro por todo el país, siempre y cuando no resulte celebración pasajera, sino acción impulsadora de un debate imprescindible e incitación a mantener viva la lectura creativa, ha manifestado la destacada intelectual Graziella Pogolotti, una vehemente apasionada, conocedora y defensora de cuanto aporte al enaltecimiento de la cultura.

Del País Invitado de Honor, la República Socialista de Vietnam, el Excelentísimo Señor Nguyen Trung Thanhn, embajador de esa nación en Cuba, ha expresado que salvar la literatura y la lengua es lo que permite entender la identidad, para afirmar: “Para mí Vietnam es un libro que siempre se está escribiendo, que siente y ama, que está vivo.

Que el libro vive y aumentan los lectores que no lo dejarán morir es un hecho que se respira en torno a la Feria, la cual concluirá en abril en Santiago de Cuba y está dedicada también a la historiadora y ensayista Ana Cairo Ballester, Premio Nacional de Ciencias Sociales yHumanísticas, y al dramaturgo Eugenio Hernández Espinosa, Premio Nacional de Teatro.

Las intensas jornadas que ocurren en la isla por esta fiesta literaria sirven, además, para festejar los 20 años de la creación del Sistema de Ediciones Territoriales (“la Riso”) que como su propio lema identitario lo indica ha convertido a Todo un país…en libros, al ser uno de los proyectos más trascendentales del mundo editorial cubano.

 De esa edificante labor ha dicho una de sus protagonistas, la poetisa Teresa Melo: “Supe, de hecho supimos, que éramos privilegiada parte de algo luminoso para el conocimiento de nuestra memoria.De entonces a acá ese descubrimiento de vidas,  historias y otros esplendores lo debemos, en gran parte, a la Riso”.

Deja una respuesta