El Moncada y la Historia me absolverá

Santiago de Cuba, 25 de jul.- Estamos en vísperas de la celebración del Día de la Rebeldía Nacional. Este año la sede por la conmemoración del  aniversario 66 de los asaltos a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, será la provincia de Granma; pero los ojos del mundo estarán en Santiago de Cuba, donde el 26 de julio de 1953, Fidel Castro y un grupo de jóvenes revolucionarios asaltaron la segunda fortaleza militar de la tiranía batistiana  hechoque inicio  la etapa final de la lucha revolucionaria que culminó con el triunfo del 1 de enero de 1959.

Los medios están atentos a la celebración que cobra especial relevancia en el contexto nacional actual, cuando el país está enfrascado en el desarrollo del nuevo modelo económico social y el internacional donde cobra auge el rechazo a la decisión del Gobierno norteamericano de activar el Título III de la extraterritorial ley Helms-Burton. Lo medios nacionales e internacionales se concentran en el asalto al Moncada; por eso preferimos abordar una de sus consecuencias el juicio que originó La historia me absolverá.

Hay por lo menos dos textos esenciales sobre el asunto, el ensayo periodístico: El juicio más trascedente  de la historia republicana (Juventud Rebelde,  16 de octubre, de 2003). Su autora la periodista Marta Rojas, rememora momentos  del juicio contra los asaltantes del Moncada. Narra, describe, testimonia; ofrece su visión personal de un hecho de la que fue testigo, acude a la palabra del otro, se apoya en los diálogos entre Fidel y sus acusadores. Es un texto sencillo y ameno, apto  para conversar en familia con el pasado.

Una edición especial de la revista Bohemia (enero, 2019) incluyó el artículo: Fidel Castro: pensamiento y acción, del recientemente fallecido  historiador Mario Mencía. El investigador subraya que Fidel Castro hizo gala siempre de su capacidad de respuesta ante la adversidad. Así ocurrió el 16 de octubre de 1953, durante la penúltima vista oral de la causa 37 de 1953 del Tribunal de Urgencia de Santiago de Cuba, cuando pronunció su alegato de autodefensa. Preso, en condiciones excepcionalmente difíciles, elaboró la versión escrita del discurso que trascendería con el título de La historia me absolverá.

Mencía califica a La historia me absolverá como un documento de vocación y discreción martianas, por su contenido y por la forma de hacer sus propuestas revolucionarias que hechas de otro modo habrían levantado obstáculos para su comprensión, pues las cinco leyes que se proponían afectaban a varios sectores. Por eso el texto se concentra en decir de forma  explicita lo que debía hacerse para derrocar la tiranía, ir más allá implicaba la posible incomprensión de sectores sociales que podían contribuir.

Su estrategia fue la correcta, apunta el historiador, y agrega que el documento sintetiza la historia de rebeldía y desilusiones coloniales y republicanas, y emerge como un programa mínimo para encauzar el proceso cubano de liberación nacional sobre basesrealistas. El texto, por su contenido estratégico, se convierte en un proyecto revolucionarioformulado en un país bajo dominación extranjera, en  un programa antiimperialista.

“El asalto al Moncada –acota- había sido el primer combate político-militar de su proyecto. La historia me absolverá iba a ser el fundamento programático de la batalla ideológica que, paralelamente, debía librarse para atraer la acción futura del pueblo, esencia medular de su pensamiento político”. Finalmente el  historiador señala que Fidel Castro mostró el camino de la transformación nacional  y en ese proyecto el Moncada y La historia me absolverá, conforman el primer programa de latriunfanteRevolución Cubana.

Por la significación de las razones expuestas por Mario Mencía y porque no  son tan conocidas como los pormenores del asalto al Moncada, quisimos resumir los elementos que nos parecieron esenciales del texto y sugerir a quienes no lo conocen su estudio porque, para entender los cambios actuales, es importante acercarnos con una visióncrítica, respetuosa y desprejuiciada a los criterios vertidos por los especialistas sobre los momentos decisivos de nuestro pasado.

Deja una respuesta