El Obelisco de los Mangos de Baraguá

Santiago de Cuba, 15 de mar. – El obelisco de los Mangos de Baraguá se localiza a 3 kilómetros al oeste del pueblo del mismo nombre, en el municipio de Mella, en Santiago de Cuba. Está dedicado a la Histórica protesta del Mayor General Antonio Maceo contra el espurio Pacto del Zanjón que terminó con la Guerra de los Diez Años sin independencia de España y sin liberación de los esclavos.

  El conjunto escultórico cuenta con una torre de 24 metros de alto, construida de mármol sin pulir con su correspondiente pedestal y capitel. En su parte más alta tiene una estrella de bronce que marca la ruta tomada por las tropas mambisas dirigidas por el mayor general Antonio Maceo después de la fracasada entrevista con el general español Arsenio Martínez Campos. Allí también se encuentran seis torres, con sus respectivas placas de bronce que resumen los hechos ocurridos aquel 15 de marzo de 1878, en aquella sabana histórica. Fue una obra del arquitecto santiaguero Félix Cabanroca, y fue inaugurado el 15 de Marzo de 1930.

González Valdés había levantado con anterioridad el complejo histórico de la Loma de San Juan, lugar donde se librara el combate de ese nombre durante la guerra hispano-cubano-estadounidense, en julio de 1898.

La construcción del Obelisco fue una idea del Coronel José González Valdés, Jefe del  Distrito Oriental No. 1 Moncada, radicado en la ciudad de Santiago de Cuba. En los días de la gloriosa protesta formaba parte, como soldado, de las tropas del Mayor General Antonio Maceo Grajales, y fue testigo de la entrevista entre los jefes militares cubano y español.

Palabras del Coronel José González Valdés acerca del monumento:

 «Actualmente estoy en los preparativos para levantar allí un monumento que haga perdurable el recuerdo de ese histórico lugar, donde el General Antonio Maceo Grajales protestó el Pacto del Zanjón y, punto de partida de la gloriosa Invasión a Occidente.»  Publicado en el Diario de Cuba, Santiago de Cuba, 22 de octubre de 1929. Por: Armando A. Céspedes C.

 

Deja una respuesta