El proceso de formación profesional y la formación tecnológica

Santiago de Cuba, 3 de mar. – El objetivo de la Educación Técnica y Profesional como parte del Sistema Educacional es la de formar técnicos y obreros competentes para su inserción en la producción y los servicios, armonizando lo instructivo con lo educativo, para fortalecer la calidad de la formación profesional mediante el vínculo de la escuela con la empresa, fábrica o unidad de  servicio.

Por tanto, la entidad laboral como elemento activo del proceso de formación profesional debe garantizar el aprendizaje continuo y renovado de los egresados de la escuela politécnica, a partir de las características propias de cada especialidad, así como, de las funciones específicas del cargo, que le permita al profesional apropiarse de saberes inherentes a la actividad a desarrollar acorde a la demanda social de la institución laboral.

En correspondencia con lo anterior  se considera que el proceso de formación profesional ha de estar en función de las necesidades, motivos, aspiraciones, intereses, posibilidades y capacidades del educando, teniendo en cuenta la relación que se establece entre la personalidad-actividad-comunicación-motivación-efectividad y creatividad en el proceso, en cualquiera de los contextos de la relación escuela- familia- comunidad- empresa al actuar como entes activos de su propio proceso de preparación y de aprendizaje profesional.

El proceso de formación profesional del técnico medio es un proceso de enseñanza – aprendizaje que como aspecto esencial tiene el aprender haciendo y el saber hacer. Este proceso tiene lugar en condiciones de producción y su desarrollo adquiere una importancia creciente a partir de los cambios del modelo económico y a necesidad de asegurar la reposición de los recursos humanos con la calificación requerida, lo que plantea retos  al proceso de enseñanza – aprendizaje en la preparación de los futuros trabajadores.

Por tanto, en el proceso de formación del técnico medio debe existir interrelación entre las asignaturas de la formación general, la formación profesional básica y específica durante la preparación del futro obrero calificado en la especialidad u oficio  que estudia.

La formación profesional básica y específica  poseen en su esencia diferencias en cuanto al sistema de contenidos que en ellas se imparten, mientras que en la primera se desarrollan los saberes fundamentales (conocimientos, habilidades y valores) de una esfera productiva o de servicio (familia de especialidades), la segunda brinda saberes (conocimientos, habilidades y valores) de la especialidad.

El saber tecnológico es un proceso educativo, dialéctico, sistémico, que transciende la categoría de la instrucción y la enseñanza, y se orienta en la formación de conciencia y el desarrollo de motivaciones, sentimientos, habilidades, capacidades, hábitos y rasgos de la personalidad, que determinan la manifestación de convicciones, conductas y actividades participativas a favor de la impostergable necesidad del proceso de formación profesional.

Los saberes tecnológicos desde el punto de vista interdisciplinario desde esta perspectiva, se caracterizan por ser el resultado de una orientación, una articulación y una integración de los contenidos de las asignaturas. Su importancia radica, en que influye en la formación y desarrollo de saberes de la rama tecnológica, cuyos problemas tienen carácter político y filosófico.

Por cuanto, los saberes tecnológicos son entendidos como un conjunto multidimensional e integral de elementos que forman parte de la integralidad del educando, todo lo cual significa que este no podrá constituirse  por sí misma en una disciplina.

Por ello, los saberes tecnológicos contribuyen a desarrollar la responsabilidad y solidaridad, así como la necesaria equidad como fundamento para establecer un nuevo orden internacional que garantice la adquisición de nuevos conocimientos, habilidades y valores en el educando como un todo no parcelado en diferentes saberes, para la solución de un problema social determinado.

Por tanto, se impone trabajar sobre la base de que los educandos de Educación Técnica Profesional se apropien tanto de la adquisición de saberes (conocimientos, habilidades y valores), como en una pertinente forma de actuación y todo ello forma parte de las exigencias sociales contemporáneas.

De ahí se deriva entonces la importancia que tiene la interdisciplinariedad de las diferentes asignaturas y la formación de saber tecnológico, en el caso particular de esta investigación, con vistas a que los estudiantes puedan apropiarse entre otras cosas de conciencia, organización, ética, disciplina, a partir de diferentes actividades propuestas por los docentes.

Deja una respuesta