El recuerdo de Bertha, una pregonera singular

Bertha Lidia Hechavarria Heredia (La Pregonera del Caney)

Santiago de Cuba, 27 de oct.- Santiago de Cuba no es la misma sin la singular pregonera Bertha Lidia Hechavarría Heredia, ya fallecida, una pérdida sentida hondamente en el seno de su pueblo.

La gente se acostumbró a verla subir y bajar, sugiriendo mil yerbas y remedios, vivaz y alegre, haciendo caso omiso al ardiente sol que casi quemaba la piel de la ciudad.

A la entrada de El Caney, su localidad natal, una valla con la imagen de Bertha, su sonrisa pícara y bonachona, y la peculiar cesta  de frutas en la cabeza, anunciaba que allí vivía esta mujer leyenda y tradición.

¿Qué hizo para tanto honor? Sencillamente, se adueñó de la magia de las culturas populares de la región  y le erigió con su voz un monumento para preservarlas, porque ella era la presencia histórica de África en la cultura caribeña.

Se alzó como la constitución de la sabiduría desde el compromiso con los ancestros; como  el vigor de la resistencia.

Bertha no pregonaba pensando en lauros: “El que bien hace, bien espera. Yo siempre dije: si la naturaleza cree que yo me merezco algo, llegará. Y esperé. Ese premio es para mí una cosa sagrada y muy sentida. La gente que lo creó es sana y de buen corazón, y cualquier cosa que se haga con idea del bien, no hay mal que entre”.

Así opinó del Premio Internacional Casa del Caribe, consistente en la entrega de la Mpaka, instrumento de adivinación en la Regla Conga cubana o Palo Monte, otorgado al singular personaje en ocasión del XXX Festival del Caribe, en 2010, por lo que significaba para la cultura local.

El reconocimiento caló hondo en el corazón de una celebridad de las calles santiagueras como ella, que no podía contar con los dedos de las manos los premios merecidos en su inusual oficio que asumió por más de 20 años. Cada uno la enaltecía, pero ninguno como ese recibido al compás de la Fiesta del Fuego.

Es que la Mpaka no se entrega en virtud de las experiencias personales ni de los sufrimientos ni de las comprensiones ni de los aprendizajes; ni siquiera de las actitudes que puedan ser consideradas dignas.

Claro, todo eso resulta necesario y se tiene muy en cuenta, pero la recibe aquel que “salvaguarda la unicidad que pervive en lo diverso de la Cultura Popular Tradicional… la merece aquel que lucha y crea, el que transforma, el que procura y logra dar voz al que no la tiene; aquel que, al decir del poeta, hace camino al andar.”

Esa es la mejor imagen que retrata a Bertha, la pregonera santiaguera.

Los días eran para ella como de fiesta, y Santiago de Cuba bajo su influjo se estremecía de alegría a su paso. Esa mujer sentía que su pregón  ayudaba a reconfortar el espíritu de sus coterráneos y a defender la tradición y los valores de un entorno del que era síntesis.

Con una fortaleza asombrosa a sus más de 80 años, celebró otros lauros como el Premio Memoria Viva, en 2007, por decisión del Instituto Cubano de Investigación Cultural Juan Marinello, que reconoció en Bertha la continuidad cultural del Caribe y que su pregón describía la historia de un pueblo.

Por su legado cultural es recordada en El Caney, el universal poblado de frutas e historia, donde no tenía mayor recompensa que el afecto de vecinos y amigos, allí poseía su propia filosofía: “Uno tiene que darse a querer por todo el mundo, y hacer el bien; porque tú no sabes en la vida quién te va a dar la mano”.

Su pregón alcanzó notoriedad, fresco, jocoso, de verbo elocuente y picaresco, más que productos, iba ofreciendo en su melódica voz la alegría que caracteriza a la gente de su tierra.

Y también voceando mil yerbas medicinales y hasta miel de abeja;   y sus botellas milagrosas de un preparado hecho con raíces, cáscaras y hojas de plantas que “limpia todo”, según confesaba.

Bertha esparció felicidad porque su Santiago era más cubana, más caribeña con estampas como la que ella protagonizaba, cual reina con su corona en la cabeza, purificando el alma de la gente y acentuando la esencia de la otrora villa, con más de cinco siglos en el corazón de Cuba y próxima a festejar 60 años de Revolución en el poder. 

Por: Aída Quintero Dip.

2 comentarios en «El recuerdo de Bertha, una pregonera singular»

  • el 29 octubre, 2018 a las 7:19 pm
    Enlace permanente

    Que clase de Radio, y de programa, la que hacen en esta emisora. Deleitándome con Buenas Tardes Santiago. Un baluarte para el Arte y la Cultura Cubanos. Me hacen sentir allí y envidiar la suerte de cada Santiaguero. Escuchando online!!! Fiel seguidor

    • el 30 octubre, 2018 a las 7:17 pm
      Enlace permanente

      Muchas gracias Luis Enrique por tan bello comentario. Para el colectivo de Radio Mambí es un placer contar con oyentes alrededor del mundo por eso nos esmeramos en cada una de las propuestas que transmitimos a diario por las frecuencias de la CMKW. También puede estar al día del acontecer de la ciudad en nuestros espacios noticiosos Radiando, Saeta y Notiw. Un saludo inmenso desde esta tierra santiaguera le envíamos desde la CMKW Radio Mambí, siempre en el corazón de su pueblo.

Deja una respuesta