El regreso de Fidel a su Santiago. (III) El día que llegó a la eternidad.

Santiago de Cuba, 4 de dic.- Los diez días más largos del mundo fueron esos vividos desde el 25 de noviembre hasta el 4 de diciembre de 2016. Nunca había visto a mi pueblo tan triste. Hubo lágrimas de dolor y de agradecimiento. Santiago de Cuba era el último lugar del recorrido del cortejo fúnebre  esta vez con una valiosa carga: la urna con las cenizas del líder eterno de los cubanos, el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz.

Largo fue el recorrido por esta ciudad.  La solemnidad estaba en la Plaza  de la Revolución “Antonio Maceo Grajales”,  y  en sus alrededores un pueblo se concentraba bien temprano para acompañar a Fidel hasta su definitiva morada.

La Avenida  Juan Gualberto Gómez conocida ahora como Avenida Patria estaba sobria.

Banderas cubanas y del 26 de julio ondeaban en las fachadas de viviendas y centros laborales, santiagueros y santiagueras se concentraban de uno y otro lado. Era  un momento para guardar como parte de la historia, como el hecho más importante que ocurriría en esta arteria santiaguera y del cual tendríamos el honor de ser  fieles  testigos del acontecimiento.

Los más pequeños estaban allí, con sus caritas inocentes e imitando a los mayores con su estandarte en manos y también coreaban la consigna que por esos días se escuchaba por doquier: Yo soy Fidel.

La ceremonia en la Plaza de la Revolución fue más temprano. Antes de las 7 de la mañana la caravana comenzó su viaje para concretar el deseo de nuestro Comandante,  regresar para siempre a Santiago de Cuba. Y a su paso se escuchaba el grito claro y uniforme de todo un pueblo: Yo soy Fidel.

¨Que mañana aquella¨…   Pequeños videos y estas fotos quedan como la mejor constancia del momento.

Fidel estaba en Santiago de Cuba, la ciudad donde estudió, conoció el mar, adquirió la incipiente conciencia de la explotación, la miseria… Estaba en la ciudad escogida para honrar al Maestro en el año del centenario de su natalicio, donde hubo un 30 de noviembre y que le recibió aquel primero de enero.

El invicto líder estaba aquí para reencontrarse con los combatientes del 26 de Julio, con los internacionalistas caídos en otras tierras,  para acompañar a aquellos hombres que como Carlos Manuel de Céspedes  y mujeres que  como Mariana Grajales, fueron su inspiración para no claudicar.

Fidel  estaba en Santiago de Cuba. Pasó por las Avenidas Patria y Flor Crombet hasta llegar al Cementerio Patrimonial Santa Ifigenia donde su hermano Raúl, más que por el compromiso como Presidente sucesor  de esta República, sino por respeto y amor al ser querido Abrazó la urna  para depositarla allí, en el monolito.

Hoy la Avenida Patria, cuenta su historia, ésta muy ligada a Fidel Castro Ruz.  Por aquí pasó el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz el 4 de diciembre de 2016, el día que fue  al encuentro de su maestro y guía, de José Martí. Ahora ellos están juntos  y desde la eternidad nos dejan un mensaje:  Cuba siempre será para los cubanos.

Texto y fotos por Agustina Bell Bell.

Deja una respuesta