El trabajo, esencial en la sociedad, mucho más ahora

Santiago de Cuba, 20 de ene. – Aunque la puesta en marcha de la Tarea Ordenamiento en enero de 2021 coincide con una situación epidemiológica compleja por el rebrote de la Covid-19 en varias provincias de Cuba, el objetivo crucial que representa ese empeño sigue infaliblemente adelante, sin tregua y con mucho tino en el interés supremo de impulsar la economía.

Esa decisión significa que las labores productivas y de servicios deben continuar con más energía y consagración que nunca, independientemente de que es imprescindible cumplir las orientaciones de la máxima dirección del país ylas medidas higiénico-sanitarias y protocolos indicados por el sistema sanitario para evitar la propagación de la peligrosa enfermedad.

Cuidarse mucho, proteger a la familia y a los vecinos de la comunidad sin dejar de producir con ahínco en cada fábrica y en el surco, podría ser la fórmula para avanzar y vencer en esta etapa difícil derivada de la pandemia, que se dificulta en el caso de la isla caribeña por el genocida bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por el gobierno de los Estados Unidos y arreciado por minuto en estos últimos tiempos.

Un aspecto clave para alcanzar los propósitos en el terreno económico de alta prioridad para el presente y el futuro de la nación, bien se sabe se sostiene y apuntala en la dedicación de cada cual al trabajo, ya sea directamente en su puesto de ocupación o mediante el tele trabajo, modalidad que se ha potenciado por causa de la Covid-19 y con resultados palpables.

Por su importancia,se ha recalcado la trascendencia de la incorporación al trabajo de las personas sin ningún impedimento y con edad laboral que no están empleadas ni en la esfera estatal ni como cuentapropista, ya que en una sociedad como la nuestra ese debía ser la principal fuente de riqueza de los ciudadanos.

Con razón se ha subrayado el concepto de que la unificación monetaria y cambiaria, incluida en la Tarea Ordenamiento, no es la solución mágica de los problemas económicos y financieros del país, pero debe conducir a la elevación de la productividad y a un desempeño más eficiente de las fuerzas productivas.

Constituye este un propósito clave para avanzar en los objetivos socioeconómicos que Cuba se ha planteado para, ante las difíciles condiciones en que actúa, seguir elevando la calidad de vida del pueblo y afianzando la aspiración de construir un mejor país para todos.

A pesar de la complejidad epidemiológica del momento, ya hay ejemplo de personas que han tocado puertas en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social las cuales se han abierto para que se integren a labores útiles, especialmente en el sector productivo donde ahora más se requieren los brazos dispuestos a empeñarse a fondo para contribuir al desarrollo socioeconómico.

La dedicación a faenas útiles, enaltecedoras para cualquier ser humano, es la mejor vía de los hombres y mujeres para aportar a la sociedad, dejar una huella importante en la vida y, sobre todo, es la mejor herencia que podemos legar a nuestros hijos, un patrimonio que vale más que cualquier cifra de dinero.

En resumen para lograr una economía eficiente, como se ha propuesto el país, todas las manos cuentan teniendo bien presente elprincipio que sustenta el Estado cubano: La riqueza en el socialismo se asienta en el trabajo.

Deja una respuesta