Emilio Bacardí: cubano de honra y generosidad

Foto de Ecured

Santiago de Cuba, 9 de nov.- A los alcaldes que hubo en Santiago de Cuba antes del triunfo de la Revolución, el primero de enero de 1959, un sello los distinguía: embriagar con vanas promesas al pueblo, característica muy común en el quehacer de los gobernantes de la República de la época.

Una honrosa excepción lo constituyó Emilio Bacardí Moreau, quien desarrolló una labor que lo sitúa como precursor de un nuevo tipo de administración, puesta al servicio de los intereses  del pueblo y no exclusivamente al de una elite.

Designado alcalde municipal de facto de la ciudad de Santiago de Cuba -primer alcalde  de la República- por el interventor norteamericano Leonardo Wood, el 25 de noviembre de 1898, se dio a la tarea de reconstruir la urbe semidestruida.

No obstante, renunció al cargo en julio de 1899 por motivos de dignidad  y por poseer un alma rebelde ante toda imposición dogmática.

El pueblo siempre le mostró su admiración y cariño, cuando el primero de junio de 1901 lo llevó nuevamente a la alcaldía municipal  por elecciones, responsabilidad que matizó con iniciativas de bien público y entusiasmo cívico  en beneficio de la sociedad.

Ejemplo  en la administración de los fondos  de la comunidad fue este insigne patriota, nacido el 5 de junio de 1844, en la ciudad de Santiago de Cuba, y definido por sus propias palabras: “Gobernante es ser servidor del pueblo y no el amo” y “La obligación de toda autoridad es el estar al servicio  de los que sufren y no los que sufren a la disposición de los que mandan”.

Bacardí se destacó también por su trabajo a favor de la nacionalidad cubana y propició el auge de la cultura, de tal manera que cooperó con el rescate y adquisición de la casa de José María Heredia, el primer poeta romántico de América, y fundó la Banda Municipal y la Academia de Bellas Artes.

En ese sentido también creó 32 escuelas para niños y niñas y una para adultos, bibliotecas públicas en los barrios y  el museo que hoy lleva su nombre en la Ciudad Héroe de la República de Cuba.

Obra suya fue el arreglo del hospital civil, el alumbrado eléctrico en la vía pública y el pavimento  de calles, además de honrar la memoria de los héroes caídos con lápidas y monumentos.

A su desempeño se debe la hermosa tradición del izamiento de la Bandera cubana cada 31 de diciembre en el Parque Céspedes, en el mismo corazón y casco histórico de la  añeja ciudad, fundada el 25 de julio de 1515.

De amplia  visión en el terreno económico, se interesó, asimismo,  por el fomento de minas y construcción de líneas de ferrocarril  como la autorizada en 1893 para la explotación de las Minas de El Cobre  y el ferrocarril de Santiago de Cuba.

Nombrado por el Ayuntamiento Hijo Predilecto de la ciudad de Santiago de Cuba, sobresale en la personalidad de Emilio Bacardí una cualidad rara entre los hombres de negocios de esa época: su grandeza moral, junto a la honradez y amor hacia sus semejantes.

Unió a su proyección patriótica su vocación literaria, con una excelente obra en la que sobresalen las famosas Crónicas a Santiago de Cuba, las cuales resumen en 10 tomos la historia de la legendaria urbe oriental.

Lo más significativo de esa empresa fue  su disposición de levantar con el producto un monumento para perpetuar la memoria del Padre de la Patria, Carlos Manuel de Céspedes.

Su muerte, ocurrida el 28 de agosto de 1922,  la sintió profundamente el pueblo cubano y cuando lo supo el prestigioso etnólogo, Don Fernando Ortiz, tuvo una expresión que retrata de cuerpo entero la integridad de aquel hombre:

“Bacardí fue sapiente sin petulancia,  erudito sin arideces…amigo sin reservas, generoso sin ambiciones…paterno sin flaquezas y cubano, siempre cubano.

Por: Aída Quintero Dip.

Deja una respuesta