Empresa estatal santiaguera y diagnóstico de comunicación

Santiago de Cuba, 8 de feb. – El desarrollo de la nueva estrategia económica social de la Revolución y como parte de ella de la tarea ordenamiento requiere del concurso de la Comunicación Social. Su articulación ha sido subrayada reiteradamente por el Presidente cubano Miguel Díaz-Canel. Ese reconocimiento compromete, obliga a la responsabilidad  significa, entre otras cosas, apartarnos de posiciones extremas como las que asumen quienes obvian la necesidad de planificar estratégicamente la comunicación y controlarla o la de quienes  defienden el extremo opuesto y exageran el protagonismo de las disciplinas comunicativas en el desarrollo de la empresa estatal socialista.

La comunicación por su naturaleza está presente en los diferentes procesos del funcionamiento de las organizaciones, es transversal. Por tanto resulta pertinente comenzar por el análisis de los diferentes procedimientos comunicativos de la empresa y hacerlo de manera solvente, a partir de presupuestoscientíficos: la comunicación se investiga, se planifica, se controla. Por otro lado, el hecho de que la comunicación sea importante no justifica que se le considere como el centro de las organizaciones. El protagonismo de las empresas descansa en su objeto social, en sus objetivos, en su misión, en su capacidad para sostener el desarrollo de la economía y aportar a la sociedad.

Los comunicadores sociales no producen ni productos ni servicios tangibles y, lamentablemente, algunos producen problemas cuando pretenden que la empresa funcione conforme a los conocimientos teóricos adquiridos en la carrera no siempre bien digeridos. En tales casos los empresarios los miran con ojeriza porque en vez de solucionar problemas los fomentan. La comunicación responsable puede contribuir a que la empresa estatal socialista cumpla con su objetivos y que los trabajadores sean personas de calidad. Contribuir es un infinitivo básico para el comunicador: implica apoyar, impulsar, compartir una responsabilidad social: ser para los demás.

Creo que si los comunicadores sociales santiagueros si queremos cumplir el papel que nos corresponde debemos abstenernos de ejercitar divertimentos teóricos y ocuparnos de la complicada realidad cubana donde hay mucho que hacer. Encauzar nuestra labor a mejorar el trabajo de la empresa estatal socialista, el actor principal de la economía; hacia a ella debe dirigirse el aporte. Lo digo consciente de que es una perogrullada, pero a veces tengo la impresión de que existen comunicadores que andan por las ramas cuando disponemos de suficientetierra donde poner los pies. Creo que lo fundamental consiste en poner la Comunicación Social al servicio de la empresa, sin descuidar la atención a la Comunicación Comunitaria y la de todos los días: ellas también aportan.

Observamos con satisfacción como gradualmente los empresarios santiaguerosadquieren conciencia del papel de la Comunicación Organizacional, aunque persiste la tendencia a limitarla a una de sus funciones: la informativa; concepción ampliamente superada. Para desterrar este perjuicio reduccionista en la Universidad de Oriente formamos comunicadores con un nivel alto de integralidad. Les inculcamos la necesidad de asumir su encargo social persuadidosde su relevancia y hacerlo con la humildad de quienes saben que lo primero consiste en ser útiles, fieles a su organización ya sea una empresa, un organismo, una institución: es su oportunidad para ser más leales al país.

El comunicador cumple tareas importantes: la primera es diagnosticar. El diagnóstico de permite saber cuál es el estado de salud de la empresa, es la primera herramienta para realizar cualquier tipo de investigación y los resultados de esta constituyen la base para la toma de decisiones. El diagnóstico es imprescindible para conocer la situación de la empresa en general o de algunas de sus áreas o paraconfirmar y actualizar nociones preliminares o en desarrollo. Es una pesquisa que adopta diferentes modalidades de acuerdo con sus objetivos, que vendesde valorar el clima interno, analizar situaciones específicas de un área, detectar o profundizar en deficiencias o en actividades que se pretendenpotenciar. Pero, sea cual sea su alcance el diagnóstico presupone la aplicación de las técnicas investigativas propias de la Comunicación Social.

Comienza el 2021 y los empresarios del territorio pueden mejorar la eficiencia de sus organizaciones, en un contexto retador y, en consecuencia, una razón que refuerza las motivaciones. En tal empeño la Comunicación Social tiene la posibilidad de aportar en asuntos tan sensibles como la interrelación entre la empresa y su entorno, en motivar la participación creativa de trabajadores y directivos, perfeccionar la planificación y el diseño de estrategias para fortalecer la imagen, la identidad de la empresa y ganar o consolidar su reputación. Las exigencias de la tarea ordenamiento deben asumirse como una oportunidad y en el nuevo escenario la comunicación es un aliado formidable, una opción significativa para poner la ciencia al servicio de la economía.

Deja una respuesta