En este 20 de mayo Cuba es Independiente

Santiago de Cuba, 20 de may. – Oye, lo que te va a caer encima es un 20 de mayo… Los de mi generación escuchamos esa frase en reiteradas ocasiones… De pequeños  la recibíamos como un regaño fuerte, el preludio  de lo que ocurriría de no mantener la cordura y e incumplir las rigurosas normas de conductas de la época.

Ya de grandes, en la escuela y las enseñanzas de la Historia de Cuba,  supimos el significado para los habitantes de esta isla  de una fecha  que  arrasó con los ideales de quienes ansiaban una verdadera independencia, no aquella República que  surgió  torcida el 20 de mayo de 1902, con Estrada Palma como Presidente, y con   la  Enmienda Platt como  apéndice norteamericano a la constitución cubana de 1901, mediante el cual  se mantenía este pueblo atado al gobierno de los Estados Unidos, que podía intervenir en Cuba cuando lo creyera oportuno.

El sueño de una Patria soberana quedó frustrado  ese día en que en La Habana, en el Palacio de los Capitanes Generales, devenido Palacio Presidencial, se izó por primera vez la bandera Cubana, pero no ella sola, sino que estaba ahí también, la norteamericana.

Esa no era la Cuba de Carlos Manuel de  Céspedes, de Antonio Maceo, ni de José Martí. El 20 de mayo cayó con furia sobre el ideario de los próceres independentistas quienes abrieron un camino a la libertad  pero sin que redondeara  su continuidad en Estrada Palma, el hombre de una trayectoria ascendente  en el Ejército Libertador, y que  luego de José Martí, fue  el delegado del Partido Revolucionario Cubano, y  Presidente de la República Cubana en Armas.

La Cuba  surgida el del 20 de mayo de 1902, fue la de un gobierno que detrás de su brillante historia mambisa, escondía la más cruel  traición.

Fue en esta etapa en que  el Gobierno de Estrada Palma  aprobó  además,  el convenio de Bases Navales y Carboneras  ( 16 de agosto de 1903) cuyas   consecuencias trascienden hasta hoy al mantenerse la ocupación yanqui en una porción de la tierra guantanamera, la conocida Base Naval de Guantánamo.

Con este primer Gobierno de la República,  nuestra soberanía volvió a ser pisoteada por la administración norteamericana. Ante  la insurrección de quienes se oponían a la reelección del hombre que respondía a plenitud a los intereses del imperio del norte, el propio Don Tomás Estrada Palma solicitó la segunda intervención militar de Estados Unidos. Las botas imperiales estuvieron en cada rincón de este Archipiélago desde el 29 de septiembre de 1906 hasta el 28 de enero de 1909.

¿Cuánta afrenta  de Estrada Palma a quienes estuvieron juntos en el fragor de la guerra en plena manigua  para lograr  la independencia de Cuba?…

Una vez en el poder,  Don Tomás  olvidó que el 14 de abril de 1896 Antonio Maceo rechazó toda idea de intromisión extranjera y de Estados Unidos en la guerra de liberación de Cuba y  en  una carta le escribió: “No necesitamos de tal intervención para triunfar”. Él también obvió  el mensaje  José Martí cuando en carta a Manuel Mercado le expresó: “Viví en el monstruo y le conozco las entrañas».

El 20 de mayo de 1902  no puede ser una fecha de celebraciones para los cubanos,  porque la verdadera República de Cuba surgió el 1 de enero de 1959, cuando comenzó a ondear libre y soberana nuestra insignia nacional.

Hasta hoy, en  un lugar del Cementerio Santa Ifigenia se encuentra la   tumba de Don Tomás Estrada Palma, poco visitada por quienes acuden a este camposanto santiaguero lleno de lindas historias de patriotismo y amor a la mayor de las Antillas,  y a pesar de su belleza arquitectónica, son muy pocos los que se detienen a  mirar la obra, y aunque los guías  del lugar lo mencionen, nadie pregunta.

A las generaciones más jóvenes y a los niños, sí debemos enseñarles muy bien la historia de Cuba, y las  consecuencias de aquel fatídico  20 de mayo, día del surgimiento de la Seudo República  o de la  República mediatizada para la indignación de quienes tuvieron que sufrir la realidad del capitalismo hasta 1959.

A estos muchachos bien vale la pena seguirle diciendo uno que otro día esa expresión de que… te va a caer encima es un 20 de mayo, para que se interesen e investiguen el significado de esa expresión; conozcan los acontecimientos, y defiendan a esta Cuba de hoy libre e independiente,  donde las botas imperiales no volverán a aplastarnos jamás  aunque intenten absurdos como reactivar el apéndice de la Enmienda Platt a nuestra renovada Constitución, y a pesar de poner en vigor el título III De la Ley Helms Burton.

Deja una respuesta