En medio de la cruenta sequía, aproveche el mínimo regadío natural

Cuando la sequía es fuerte en gran parte de toda Cuba y, por supuesto en este territorio suroriental, por mínimas que sean las lluvias, aunque lleguen repentinas ante el pronóstico del paso de un frente frío lejano, se agradecen, se convierten en una bendición en un regadío natural para la tierra.

Febrero cerró con precipitaciones bien escasas, según los datos ofrecidos por el Boletín Agro meteorológico de la última decena del segundo mes del año que nos aporta la MsC Yindra Salmon desde el Centro que atiende esta actividad en Santiago de Cuba, unido a los especialistas del Ministerio de Ciencias y al Grupo de pronóstico.

El mayor acumulado fue reportado solo por la Estación de la Gran Piedra con 52,5 cm, y el menor en el municipio de Contramaestre con 0, 3, de ahí que la poca llovizna de este marzo debe usted aprovecharla para cultivos como la calabaza y el pepino fundamentalmente, cosechas que junto a otras, sufren afectaciones y daños por suelos en extremo secos con grietas, ante la falta de humedad de las capas.

Son momentos de aprovechar esos dislates de la naturaleza para que sus siembras, tanto de la agricultura urbana, o esa familiar que atesora hoy en la campaña “Siembra tu pedacito”, reciban la vitalidad de la espontaneidad de aguas que quizás puedan ser continuas a partir de los últimos días de marzo para una entrega a abril, o pueden ser peores con la sequía a la que nos hemos ido acostumbrando una vez más que otra.

Fuerte la sequía así pues… No deje atrás, el regadío imprevisto que la Madre naturaleza le proporciona al suelo para tus plantas…

Deja una respuesta