«Estoy satisfecho de lo que he logrado hasta ahora»

Entrevista a Raúl Capote Rubio director de la Agencia de Representación Son de Cuba de la EGREM

Santiago de Cuba, 14 de ago. – Desde hace casi 2 décadas de creada, la Agencia de Representación Son de Cuba de la EGREM, apadrina en términos comerciales y artísticos a 10 agrupaciones musicales del territorio. Uno de los fundadores de la agencia es Raúl Capote Rubio, quien siente una satisfacción especial por trabajar al frente de Son de Cuba.

¿Cómo llegas a desempeñar esta responsabilidad de director de la Agencia de Representación Son de Cuba?

Llego a la Agencia por una convocatoria cuando trabajaba en el Centro Provincial de la Música Miguel Matamoros. Allí era sub-director de aseguramiento y producción artística. Luego se hace una convocatoria para trabajar de manera integral el artista, no solamente en su presentación en vivo, sino el artista en su conjunto. Eso incluíala representación de su discografía, de su derecho editorial, de su actividad fuera del país.Me motivó porque era un proyecto que había surgido de la idea del Ministro de Cultura en el año 2000, y era un experimento en el que se iban a aplicar nuevas formas de pago. Empezamos con 7 agrupaciones y luego 10. Íbamos a ser los apoderados de esos grupos tanto en su trabajo en vivo como el fonográfico. Además teníamos fuente de empleo propia, independientemente del salario que era mejor, y la posibilidad de empezar desde el principio hasta el final con un producto que hoy llamamos la industria musical. Nos propusieron darle un seguimiento profundo desde que se crea el tema, se monta y llega al éxito que pasa por lo fonográfico y la promoción. Se pedía que fuéramos los promotores, divulgadores, representantes y productores, es decir, con un contenido de trabajo muy integral. La EGREM optó por mi experiencia de 15 años en el Centro Provincial de la Música. Ya conocía las producciones de los espectáculos en los carnavales, en eventos internacionales, en festivales, etc. En el Centro de la Música me desempeñaba en una función administrativa, y me había dado la posibilidad de superarme en la dirección artística y en la producción. Eso creo que influyó en la decisión de traerme a dirigir la agencia.

¿Cuánto te ha propiciado la EGREM desde el punto de vista profesional para lograr una adecuada representación de las agrupaciones que pertenecen a la agencia?

Mira yo le agradezco mucho a la EGREM porque me ha dado la posibilidad de hacer muchas cosas que no hacía en el Centro de la Música. De trabajar muy vinculado con el músico y de lograr muchos reconocimientos nacionales e internacionales. La EGREM me ha permitido producir un espectáculo en un teatro, en un  carnaval, es decir, que he tenido una gama de colores en el trabajo que uno desempeña con el artista, representándolo, comercializando y divulgando su música, que no lo había tenido antes. La EGREM ha confiado y sigue confiando en mí.  

¿Cuán difícil es representar a las agrupaciones que pertenecen a la Agencia Son de Cuba?

Primero es que te tiene que gustar el trabajo, te tienes que sentir muy artista como ellos, aunque no hayas estudiado y aunque no lo seas.  Saber lo que ellos piensan, lo que ellos sufren, sabe cómo ellos hacen su trabajo. No estudié música pero me hubiera gustado. De ahí viene mi entrega total y mi sentido de pertenencia al trabajo porque me siento como ellos. Hay que estudiar mucho. La comercialización es un servicio delicado que aglutina mucho público y que ellos deben sentirse con un ánimo muy por encima, para poder transmitir ese elemento positivo. Realmente me siento uno más de ellos.

¿Satisfecho con el trabajo que realizas?

Quisiera hacer más. Por las limitaciones del bloqueo y económicas del país se dificulta un poco el trabajo, pero hemos logrado muchas cosas en el área nacional e internacional. Si te diría que estoy satisfecho de lo que he alcanzado hasta ahora, te diría que sí. Pero a uno siempre le queda el deseo de que puede hacer más. Es un trabajo muy duro, de muchas malas noches para lograr que salga un producto final de calidad. Pero sí me siento en condiciones todavía de seguir dirigiendo la agencia, mientras las agrupaciones y la EGREM confíen en mí.

Deja una respuesta