Estrategia Empresarial y Medio Ambiente

Santiago de Cuba, 13 de abr. – El sector empresarial es uno de los renglones más importantes de desarrollo económico de un país, de ahí, la importancia de su protagonismo en la prevención y solución de los problemas ambientales que de esta se derive.

Desde esta perspectiva, la variable ambiental se constituye en parte consustancial de la estrategia empresarial y por tanto, es el eje que transversalmente atraviesa todos los procesos de producción y servicios  que oferta la organización.

Ahora bien, es necesario que al profundizar en el abordaje de estrategia empresarial, se tengan en cuenta dos conceptos que se encuentran en estrecha relación con esta que son: medio ambiente y calidad ambiental.

El concepto de medio ambiente ha ido evolucionando en el tiempo, sus inicios se concebía desde una posición reduccionista, que lo identificaba sólo como medio natural (biofísico fundamentalmente). Era analizado como relación entre el organismo y el medio biótico /  abiótico, como base existencial.

Actualmente existe una opinión bastante generalizada, donde se enfatiza la relación entre la sociedad y la naturaleza, ya que esta última le sirve de base a  la primera, por su actividad existencial.

Por otra parte, hay que tener en cuenta que muchos autores tienen puntos de coincidencias al enfatizar que al medio ambiente los conforman: el medio físico o natural y el socioeconómico.

Es por ello que, referir sobre empresa y medio ambiente, hay que tener en cuenta estos elementos, en tanto esta, no sólo tiene que ver con el medio físico o natural, sino también con lo socioeconómico, aspecto un tanto eludido muchas veces.

En varias literaturas especializadas, cuando se habla de calidad ambiental, se hace sólo referencia al medio físico o natural (contaminación del agua, aire, desechos, entre otros), que si bien es importantísimo, pues el ser humano es el perjudicado o beneficiado en cualquier impacto sobre el medio ambiente, lo que si es cierto es que el medio socioeconómico es el sistema constituido por las estructuras y condiciones sociales, histórico- culturales y económicas en general de la población.

Lo anterior significa que ambos medios se complementan, se puede entender entonces que la empresa incide en la calidad ambiental tanto por la vía del medio físico o natural como por el socioeconómico.

Por su parte, los términos medio ambiente y calidad ambiental han ido evolucionando paralelamente, conjuntamente con la concepción de estrategia empresarial.

Todo ello provocó primeramente el surgimiento de las tecnologías para el tratamiento de contaminantes (aire, agua y tierra), sin embargo la estrategia no eliminaba la causa del problema, sólo amortiguaba sus consecuencias.

Más tarde, la estrategia empresarial estuvo dirigida a evitar la contaminación desde el origen, a partir de procesos productivos menos contaminantes, cuestión esta que dio pasos al surgimiento de nuevas actividades (auditorías y estudios de impacto ambiental, entre otros).

Desde este momento la empresa comienza a integrar la variable medio ambiental en sus funciones productivas, como imperativo legal, social y técnico, convirtiéndose liego en un factor de competitividad empresarial.

Esta nueva mirada concibe el medio ambiente como elemento insoslayable del sector empresarial y las decisiones al respecto tienen el mismo peso que las vinculadas a los resultados de producción, servicio, relaciones laborales, etc.

El sector empresarial tiene la obligación del establecimiento de su Sistema de Gestión Ambiental (SGA), tanto hacia el interior de esta (reactiva) como hacia el exterior de esta (reactiva).

Por tanto, la incorporación de la variable ambiental en la estrategia empresarial de la empresa trae aparejado la transformación de su escenario competitivo, la apretura de nuevos espacios para la actividad empresarial (nuevos productos y servicios), desarrollo de nuevas tecnologías (ahorradoras de recursos naturales y menos contaminadoras), así como cambios significativos en el área financiera y de recursos humanos, entre otras.

La estrategia empresarial orientada hacia y desde el medio ambiente, no sólo logra la eliminación de riesgos, sino ofrece nuevas oportunidades de mercado e innovación tecnológica y de la misma manera, nuevas motivaciones para sus trabajadores.

Por: Mayra Elena Salas Vinent

Deja una respuesta