ExpoCaribe retorna a Santiago de Cuba

Santiago de Cuba, 1 de jun. – Los eventos feriales son muy complejos por el alto número de participantes, porque se realizan múltiples actividades paralelas y porque demandan de presupuestos significativos. Las ferias ponen a prueba la imagen de las empresas y demandan de una organización exquisita. El primer mérito de un evento de la magnitud de la XVI Feria Internacional ExpoCaribe, es la decisión de celebrarla.

Que en un contexto signado por las tensiones económicas la Feria retorne a Santiago de Cuba, después de 11 años de ausencia, es un reto mayor para sus organizadores. Se trata de una decisión articulada con la política del país orientada a trabajar por incrementar las exportaciones y sustituir importaciones, por importar solo lo que no se puede producir aquí ypotenciar la inversión extranjera. El Presidente cubano Miguel Díaz-Canel Bermúdez subraya insistentemente esta estrategia medular para la Cuba de hoy.

En el Centro Cultural Heredia de Santiago de Cuba, sede del foro, que acontecerá del 19 al 22 de junio próximo, se expondrán las ofertas de nuevos productos y servicios y se realizarán encuentros entre las delegaciones participantes para identificar las oportunidades de negocios y dinamizar el comercio regional entre los territorios del Oriente cubano y con otras empresas de países vecinos. En el programa destaca el XII Foro Empresarial del Gran Caribe,espacio teórico para abordar las perspectivas del comercio regional.

Para enriquecer la información  sobre las proyecciones del evento asumimos el contenido del servicio especial elaborado para Prensa Latina por la reconocida periodista Marta Cabrales, titulado: ExpoCaribe 2019, puertas abiertas al Oriente cubano; de suerte que en el presente artículo  mezclamos  sus oportunas informaciones con nuestras reflexiones sobre lo que sucederá en la segunda feria comercial más importante de Cuba.

En las complejas circunstancias en que se realizará el evento,  en medio del recrudecimiento del bloqueo económico, comercial y financiero de Estados Unidos, la delegada de la Cámara de Comercio de Cuba (CCC) en la ciudad, Alba Luz Blanco, valoró  la cita como un espacio de solidaridad y resistencia. La presencia de otros países evidencia que hay confianza en la Isla, ensus potencialidades, a pesar de la aplicación del Título III de la Ley Helms-Burton.

Alba Luz consideró positiva la marcha de los preparativos, que involucran a la CCC y al Ministerio del Comercio Exterior, los gobiernos de las cinco provincias orientales y otros organismos empeñados  en el éxito de la Feria.Informó que la participación nacional registra  más de 90 empresas  de las provincias desde Camagüey hasta Guantánamo a las que suman otras regiones del país.

Indicó que alrededor de 20 naciones caribeñas del área están invitadas al evento. Ya han confirmado su participación cuatro sucursales de Venezuela, Canadá e Islas Turcas y Caicos, junto a nueve compañías de Trinidad-Tobago, Dominica y Haití. Se espera la presencia de delegaciones deHaití, Martinica, Jamaica, Panamá y México. Datos posteriores aportados por el periódico Sierra Maestra del 25 de mayo, amplían la participación: ya suman 173 empresas, 132 de ellas expositivas y 27 firmas de igual número de países.

ExpoCaribe retoma sus objetivos primigenios y los adecua al cambiante contexto cubano y caribeño  y a sus complejidades. Desde la  primera (1992),  se enfocó en potenciar las fortalezas del Oriente cubano para las relaciones económicas y comerciales con el Caribe insular, estimular la sustitución de importaciones y promover las exportaciones y la inversión extranjera.

“Por su vecindad natural, la economía cubana sigue apostando a la región y con el segundo aire de esta fiesta comercial abrirá sus puertas y la buena voluntad de sus empresarios para acortar distancias en medio de mares procelosos y los vientos de tormenta que soplan desde el norte”. Así concluye Marta Cabrales su texto.

Deja una respuesta