Extenso plan de más de 2490 viviendas se ejecuta en Santiago de Cuba

 

Santiago de Cuba, 28 may.— La voluntad de solucionar la situación habitacional de Santiago de Cuba motiva a imbricar diversos sistemas constructivos que posibilitan resolver las necesidades de la población afectada. Un amplio plan constructivo se ejecuta este año del aniversario sesenta y cinco de la gesta del Moncada.

Para Santiago de Cuba es una prioridad solucionar la problemática de la vivienda con la mayor brevedad. Al deteriorado estado del fondo habitacional de una añeja villa de más de quinientos años, se suman las millonarias afectaciones ocasionadas tras el paso de huracanes por la provincia.

En función de materializar los objetivos, cada año se implementa un plan anual cuyas cifras aportan a la recuperación. En el 2018, asciende a 2494 viviendas de diversos sistemas constructivos. En esta oportunidad, se agrega al monto un extraplan  de 2400 casas tipología cuatro.

Hasta cierre de abril se han ejecutado 1233, más de 800 de esta última tipología, constituyen soluciones a afectaciones climatológicas y condiciones precarias en municipios y zonas del Plan Turquino.

Surgen así, comunidades como la del kilómetro trece de la carretera de Mar Verde, con 73 casas, entre Sandino y tipología cuatro y más de ochenta en el municipio de Segundo Frente.

Esta experiencia se generaliza a todos los municipios, por lo que en Songo La Maya se construyen más de cincuenta del sistema constructivo Sandino.

Se subsidian 951 células básicas de obra nueva en el 2018, de las cuales se culminaron 161, hasta la fecha. Incumplen los municipios Contramaestre, Segundo Frente, Palma Soriano y Guamá.

Según cifra del Censo Poblacional, existían 42 496 viviendas con pisos de tierra en Santiago de Cuba. Así nace en el año 2014 un programa especial para su erradicación. Hasta el momento se han eliminado 16 901 y, desde entonces, el plan se ha cumplido cada año, consecutivamente. De una planificación de 8 mil, al cierre de abril se han erradicado 2 mil.

La adaptación de la Escuela Hermanos Marañón en el poblado “El Caney” sobresale entre las disímiles acciones. Esta iniciativa favorecerá a ochenta y dos familias, propiciará la estabilidad de la fuerza agrícola en esta zona, además de solucionar varios casos de derrumbes totales.

Un arduo año de trabajo para los santiagueros, en un sector sumamente sensible para el pueblo, comprometido con las celebraciones por el aniversario sesenta y cinco de la gesta del Moncada.

Deja una respuesta