Frank: El hijo ilustre más querido de Santiago

Santiago de Cuba, 30 de jul. – Quien conoce algo de la historia de Santiago de Cuba, habla de esta ciudad con admiración, y no se le hace  difícil mencionar a algunos de los Mártires y Héroes de la gesta independentista porque en esta ciudad hay muchos ejemplos de hombres y mujeres que no dudaron en ponerse al lado de quienes querían un país libre.

Quien visita esta urbe un 30 de Julio puede comprender por qué entre tantos calificativos, a Frank País García se le dice el hijo más querido.

Es que no importa lo que ocurra ese sagrado día  en esta añeja Villa  de 504 años. Aunque llueva, truene o relampaguee; aunque tiemble la tierra o sea domingo,  para el santiaguero honrar a este joven revolucionario es una convicción que trasciende generaciones.

Y recordarlo con dignidad, significa realizar  la tradicional peregrinación de este pueblo desde  el Parque Céspedes hasta el Cementerio Santa Ifigenia donde está su tumba.

Pasan los años y esta es una de las movilizaciones más espontáneas que hay en Santiago de Cuba. En cuanto concluye el Carnaval, el pensamiento de los           santiagueros todos se centra en esta actividad que paraliza la vida cotidiana a partir de las 2 de la tarde.

En 1957, este movimiento popular espontáneo se realizó el 31 de julio. Fue la mayor muestra de indignación ante el asesinato de  Frank  y  de su amigo de lucha   Raúl Pujol Arencibia, que se extendió por Oriente y hasta otros territorios del país en una Huelga General que ni los esbirros de la Dictadura de Fulgencio Batista pudieron detener.

En un testimonio bridado por José Luis Cuza Téllez de Girón, compañero de Frank País, a Cubadebate  dice que   su amiga y compañera de la Lucha Clandestina en Santiago de Cuba, Madeline Santa Cruz Pacheco, quien vivía en San Germán esquina a Callejón del Muro, vio todo lo que sucedió desde detrás de uno de los ventanales del costado de su casa que daba para el Callejón y  le contó al otro día todo lo sucedido…

“Estaban Frank y Pujol sentados en el jeep parqueado en San Germán y el Callejón del Muro cuando llegó Salas Cañizares vociferando y amenazando con su carabina M-2 con la culata recortada. Randich se acercó al jeep y miró a Frank, le quitó los espejuelos oscuros y al reconocerlo le dijo a Salas: ‘¡Coronel, este es Frank País!… ¡Este es Frank País, Coronel!

«Al oír esto Salas fue al jeep y agarró a Frank por la camisa vociferando palabras obscenas y con la culata del M-2 lo golpeó en el pecho. Frank fue a dar contra la pared de enfrente, desfallecido por los salvajes golpes

«Raúl se había bajado del jeep y le gritó a Salas que no lo golpeara y además le llamó cobarde. Los matones escoltas de Salas golpearon brutalmente a Pujol, que cayó inconsciente en la acera de la Calle San Germán adonde fue Salas y le ametralló toda la espalda con una ráfaga larga. Se viró para donde estaba Frank y le tiró los últimos proyectiles que le quedaban y mientras colocaba otro cargador le ordenó a Mano Negra, a Basol y a los demás asesinos que le tiraran a Frank, quien cayó boca abajo al recibir los múltiples impactos. Volvió Salas sobre sus pasos hacia el Callejón del Muro y ametralló en el suelo y por la espalda el cuerpo inerte de Frank País.»

 El 30 de julio es una fecha inolvidable para quienes la vivieron o leemos los hechos de un día en que las mujeres acompañaron a Doña Rosario,  a reclamar el cadáver del hijo. Nadie pudo impedir que al cuerpo sin vida del joven de 22 años lo vistieran   con el uniforme verde olivo del Ejército Rebelde, los grados de Comandante y que llevara sobre el pecho la boina y el brazalete del Movimiento 26 de Julio                                                                                          

 Que un acontecimiento así ocurriera en 1957 en plena  Dictadura de Fulgencio Batista, habla por sí solo del significado del asesinato de Frank País García. Al conocer la noticia Fidel escribiría  a Celia Sánchez Manduley  uno de los fragmentos más tristes sobre aquel hecho:

“¡Qué bárbaros!, lo cazaron en la calle cobardemente valiéndose de las ventajas de que disfrutan para perseguir a un luchador clandestino. ¡Qué monstruos! No saben la inteligencia, el carácter, la integridad, que han asesinado. No sospecha siquiera el pueblo de Cuba quién era Frank País; lo que había en él de grande y prometedor”.

 “(…) Frank País, el más valioso, el más útil, el más extraordinario de nuestros combatientes (…) “Ahora más que nunca debe implantarse la disciplina que tanto exigió Frank”.

 El 30 de julio siempre estará en la memoria del santiaguero, de aquellos porque  vivieron en carne propia lo ocurrido y están ahí para testificar lo ocurrido, Y estos porque  también indignan cuando conocen  la forma tan  cruel en que asesinaron a Frank y se solidarizan con quienes pusieron el honor por encima del miedo.

Y ese despertar del nacionalismo lo logró Frank desde su lecho de muerte, esa tradición de movilización espontánea para honrar el ejemplo de los  que dignifica las luchas del pueblo de Cuba, lo tiene todavía Frank.

Por ello  quien esté en Santiago de Cuba el 30 de julio, y a partir de las 2 de la tarde  de una vuelta por el Parque Céspedes, las Avenidas Martí, Crombet, verá en esas arterias Banderas Cubanas y del 26 de julio desde la mañana, y en la tarde la concentración de cientos de miles de  santiagueros que caminarán por estas arterias a cumplir una idea: honrar a  Frank País García.

Cada una de esas personas está consciente que en su ciudad hay muchos Héroes, pero también ellos saben que es  Frank País García, el hijo ilustre  más querido  de Santiago de Cuba.

Deja una respuesta