Galardones que honran a una ciudad

Santiago de Cuba es una ciudad glorificada, bendecida,envuelta por la magia de su gente de especial franqueza y jovialidad, rica por su acervo cultural y arquitectónico, pródiga en acontecimientos históricos que la hacen única e imprescindible en el acontecer nacional.

Bien añeja pero con toques de modernidad,la legendaria urbe brilla como un diamante entre las olas del Mar Caribe. Contemplarla desde la altura o desde lejos tal parece resguardada por las montañas de la Sierra Maestra que ofrecenla sensación de que se está frente a una postal.

Su sol ardiente, que casi quema la piel como en ningún otro lugar de Cuba, hace palpitar con mayor fuerza los corazones de sus hijos e hijas que quieren y veneran a la otrora villa tan amistosa como bravía, la cual se acerca a los 505 años de fundada.

El paisaje de su entorno realzan la belleza de la ciudad con su Castillo del Morro,  cual fiel centinela protegiendo el sueño de sus habitantes, y otros encantos como la Gran Piedra, el Puerto de Boniato, las lomas históricas de El Escandel, muy cerca del poblado de El Caney, donde se cosechan las frutas más sabrosas de la isla.

Los pobladores de este paraíso tropical del Caribe se enorgullecen de vivir en una de las regiones más seductoras y apreciadas por quienes gustan y buscan la alegría, la amistad y el amor, para hacer de la existencia un hechoplacentero y feliz.

A todo ese encanto natural se suman los numerosos galardones que ha merecido Santiago de Cuba a lo largo de más de cinco siglos de historia en el corazón de Cuba,en el que su contribución a la vida socioeconómica, política, cultural e histórica de la nación fue notable, prominente.     

  La otrora villa, que cumplirá 505 años de fructífera vida, inspiración de poetas, cantada por trovadores y pretexto para obras de la literatura, hechizó hasta la misma metrópoli española que la reconoció, lógicamente a su favor, como Muy Noble y Muy Leal, por Real Cédula en 1712, honra que le queda a la medida pues sus habitantes son muy nobles y muy leales para las nobles y justas causas.

Asimismo, más de un siglo después, en 1822, se le otorgó  el título de Hospitalaria de Las Américas, y en 1874, también como se practicaba en la época, por Real Cédula, el de Fiel Ciudad, paradójicamente en el tiempo en que sus hijos se batían en los campos de Cuba por lograr la plena independencia.

En época de la República, en 1955, como premio a su trayectoria el Primer Congreso Iberoamericano-Filipino, celebrado en la capital española, le concedió a la ciudad de Santiago de Cuba el honroso título de MunicipioBenemérito de Las Américas.

  El reconocimiento que más enaltece a los cubanos, y sobre todo a quienes tienen el privilegio de vivir en la urbe, es el calificativo que le diera el propio Comandante en Jefe de la Revolución Fidel Castro, de Rebelde ayer, Hospitalaria hoy y Heroica siempre, un elogio que la distingue y eleva a lo infinito por sus aportes significativos en la lucha emancipadora hasta conquistar la libertad de la Patria.

  Pero la condecoración más alta, la que late muy fuerte en el corazón de los cubanos y en el de los santiaguerosparticularmente, quienes la valoran como unaglorificación propia, es el Título Honorífico de Ciudad Héroe de la República de Cuba y la Orden Antonio Maceo entregadas por Fidel, en 1984, en ocasión del aniversario 25 de la Revolución, un galardón que la dignifica para representar lealmente a la nación.

Deja una respuesta