Gloria eterna al General José

Santiago de Cuba, 5 jul.— Se cumplen hoy 122 años de la caída en combate del Mayor General del Ejército Libertador José Maceo Grajales, cuya muerte en Loma del Gato el 5 de julio de 1896, privó a la revolución independentista de uno de sus más bravos y capaces jefes, el que al decir de su hermano Antonio: «Valía por cien hombres»

El fiel ayudante del General José, Lino Doug, describió así su muerte: «Fue herido heroicamente en la memorable acción de Loma del Gato a las 11 de la mañana y murió rodeado de sus ayudantes y escoltas a las 3 y 20 minutos de la tarde, en el Cafetal La Soledad, jurisdicción de Ti Arriba. (…) de suicidio glorioso se puede calificar esa manera de morir»

A principios de julio de 1896, el Generalísimo Máximo Gómez como General en Jefe del Ejército Libertador, marchaba hacia el departamento de Oriente, cuyo jefe era José Maceo, con el propósito de resolver algunos conflictos que este tenía con el Gobierno Civil y que le hicieron presentar su renuncia.

Sin embargo, Máximo Gómez y José Maceo no pudieron encontrarse pues al llegar el Generalísimo a orillas del Cauto, supo la noticia de la caída en combate del León de Oriente, como le llamaban a José. Entonces escribió una carta de condolencia a su hermano Antonio y otra a Bernarda del Toro, esposa de Gómez donde le decía:

«Venía ahora a ver al General José y abrazarlo y la muerte no nos dio tiempo. Era preciso haber conocido bien a fondo el carácter de aquel hombre sin dobleces y de rústica franqueza para poder estimarle y estimar su cariño cuando lo demostraba.

El General José Maceo era todo verdad y por eso para muchos parecía amargo. El destierro, la prisión, la persecución, la guerra y el infortunio, en fin, le habían educado admirablemente y de ahí que hubiese aprendido a conocer y apreciar a los hombres, no por el traje y las palabras ni por las formas, sino por sus hechos»

Esas palabras del Generalísimo Máximo Gómez constituyen el mejor homenaje al Mayor General José Maceo Grajales, porque nos dan la medida del extraordinario combatiente que perdió la revolución cubana el 5 de julio de 1896, hace hoy 122 años y ante el cual inclinamos nuestras frentes para decir: ¡Gloria eterna al General José!

Por Armando Fernández Martí

Deja una respuesta