Golpe 10 marzo

Santiago de Cuba, 10 de mar.-La historia de Cuba tiene también sus fechas negras como la del 10 de marzo de MIL 952, hace hoy 67 años cuando un golpe de estado encabezado por el ex general Fulgencio Batista Zaldívar, depuso al Presidente Constitucional de la República, Carlos Prío Socarrás, dando inicio a una sangrienta dictadura que se prolongó por casi siete años dejándole al país un saldo de más de 20 MIL muertos.

Al momento del golpe Batista era Senador de la República y se había postulado para Presidente por el Partido Acción Democrática, para las elecciones generales previstas para el 4 de noviembre de ese año donde no tenía la más mínima posibilidad de ganar.

Con ese madrugonazo el tirano yuguló la voluntad popular, hizo trizas la Constitución de la República y los poderes legislativos y judiciales fueron convertidos en instrumentos dóciles de la dictadura, burlándose grotescamente todos los esfuerzos que los cubanos habían hecho para tener un país democrático, o al menos que pudiera ser llamado así.

Ni el derrocado Presidente Prío, ni ninguno de los partidos tradicionales sobre los cuales se sustentaba la supuesta democracia, hicieron la menor resistencia al golpe porque existía la creencia entonces, de que el que se adueñara del Campamento Militar de Colombia dominaba las fuerzas armadas y de hecho, el país, y eso fue lo que hizo el ex general Fulgencio Batista con una camarilla carente de honor militar y de respeto a la República.

En las primeras horas de la mañana de ese 10 de marzo los mandos militares de la nación se habían plegado al golpe, excepto los de Matanzas y el cuartel Moncada de Santiago de Cuba, este último bajo la jefatura del Coronel Francisco Álvarez Margolles, quien sin embargo al mediodía había perdido el control del segundo regimiento en importancia del país que quedó en poder del Capitán Alberto del Río Chaviano y como su segundo el Teniente Fermín Cowley Gallego.

De todos los militares de la nación quienes supuestamente debían respetar y hacer respetar la Constitución de la República, sólo uno, el Comandante José Villa Romero, Jefe de la Policía Nacional de Santiago de Cuba tuvo el coraje de no adherirse al golpe de estado de Batista renunciando a su cargo.

Señala el periodista Armando Fernández Martí que, el 13 de marzo de Mil 952, tres días después del artero madrugonazo, circulaba clandestinamente en el país un artículo del Doctor Fidel Castro Ruz donde señalaba: “¡Revolución NO, zarpazo! ¡Patriotas NO, liberticidas, usurpadores, retrógrados, aventureros sedientos de oro y poder!. Cubanos: hay tiranos otra vez, pero habrá otra vez Mellas, Trejos y Guiteras. Hay opresión en la patria, pero habrá algún día, otra vez, libertad”

Por: Armando Fernández Martí.

 

Deja una respuesta