Hay que acentuar la educación económica de los trabajadores

Santiago de Cuba, 26 de oct.- Fortalecer la educación económica de los trabajadores y cuadros es un imperativo de estos tiempos,  si verdaderamente queremos  que Cuba marche hacia la invulnerabilidad económica, como ha planteado la máxima dirección de la Revolución y a cuyos propósitos apunta la actualización del nuevo modelo económico.

Es necesario, en primer orden,  que los colectivos laborables,  en cada uno de los sectores, estén conscientes de esa realidad  y obren en consecuencia, a sabiendas de que es de vital importancia otorgarle al trabajar los honores que merece, pues sin dedicación a fondo, es imposible lograr resultados.

La fórmula no es secreto, está a la vista de todos: trabajar, trabajar y trabajar, pero con calidad, ahorro, productividad y eficiencia, además de su dosis de disciplina y responsabilidad.

Hay una verdad que es preciso conocer y comprender y es que todavía no se ha alcanzado la independencia económica, por muchos esfuerzos que se hacen, aunque las perspectivas son enormes.

Ocurre  que hay trabajadores que desconocen cuánto cuesta al país determinados recursos materiales o servicios que reciben, ni cuál es su valor de cambio,  por lo que es preciso explicar más,  argumentar mejor para que haya un conocimiento más cabal del asunto y puedan entregar sabiduría y talento a los supremos objetivos laborales. 

Los trabajadores tienen que dominar los términos económicos y saber que para satisfacer las necesidades cada vez más crecientes de la población, como reza una de las principales leyes del socialismo, hay que pasar necesariamente por el incremento de la producción y la productividad del trabajo.

 El combate en el tema económico requiere mucho esfuerzo y consagración, e impulsar tareas decisivas como el logro de la calidad de lo que se produce y los servicios que se prestan, con alta prioridad en el incremento de las exportaciones y  la sustitución de importaciones.

El ahorro constituye una línea de trabajo decisiva en la política relacionada con la economía este año 2018, un asunto que  concierne a todos y no debe dejar indiferente a nadie, ya sea el empleado que ocupe el puesto más sencillo hasta el cuadro de mayor jerarquía.

Un momento vital para estar a tono con tales urgencias es este, cuando los colectivos han constituido verdaderos talleres de discusión y análisis, aportes y creación,  en torno a los documentos relacionados con el XXI Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba, que se celebrará en enero de 2019.

Si se cumplen estas premisas,  se estará contribuyendo no solo al avance económico de los territorios donde vivimos y actuamos, sino también a la propia educación,  con respecto al tema, de los trabajadores y cuadros.

Para la joven licenciada en Contabilidad y Finanzas, Yelena Hernández, no es preciso ser  economista ni un gran especialista en estos asuntos, ella piensa que para poner su granito de arena en pos del progreso del país, solo hace falta el interés de cada cual de qué hacer y cómo hacerlo mejor.

Por: Aída Quintero Dip.

Deja una respuesta