De Argentina para el mundo: El Che, modelo de revolucionario

Los grandes héroes nunca mueren, pues se dice que sus ideales siempre estarán presentes allá donde dejaron su huella. Nunca una frase ha caracterizado más que esta, a la figura de Ernesto Guevara de la Serna, quien este 9 de octubre cumplirá 53 años de ausencia física.

La figura e ideales del Guerrillero Heroico han trascendido a lo largo de generaciones e inspirado a millones de personas en sus luchas contra las injusticias sociales. El Che Guevara siempre tuvo un pensamiento fuertemente internacionalista. No solo era partidario de que se abrieran nuevas experiencias guerrilleras en otras partes del mundo, sino que pensaba que solo generalizando la lucha armada en América Latina, Asia y África sería posible derrotar al imperialismo.

Precisamente estos ideales lo llevaron a la lucha de guerrillas en tierras bolivianas luego de más de 8 años en suelo cubano, en los cuales participó desde la Revolución y hasta 1965 en la organización del Estado cubano. Desempeñó varios altos cargos de su administración y de su Gobierno, sobre todo en el área económica, fue presidente del Banco Nacional, director del Departamento de Industrialización del Instituto Nacional de Reforma Agraria (INRA) y Ministro de Industria. En el área diplomática, actuó como responsable de varias misiones internacionales.

El 23 de marzo de 1967, después de un año y medio de intensos preparativos, se produjo la primera acción victoriosa del Ejército de Liberación Nacional de Bolivia en Ñancahuazú. El Che, al frente de su grupo internacionalista, emprendió así la primera fase guerrillera no exenta de serias dificultades y bajas sensibles. Por eso en esta fecha, los 17 combatientes tenían como propósitos: buscar zonas más propicias, iniciar un período de recuperación, establecer el contacto con la ciudad donde el aparato urbano había sufrido duros golpes, incorporar nuevos miembros y continuar la lucha. En la estrecha Quebrada del Yuro y mientras buscaban una cresta para dirigirse al río San Lorenzo, se produjo el encuentro y el combate desigual contra tres mil efectivos. El Che, herido y con su arma inutilizada, el boliviano Simón Cuba (Willy) y el peruano Pablo Chano (El Chino) cayeron en poder del ejército, fueron conducidos a una miserable escuelita de La Higuera el día 8 y cobardemente asesinados el 9 de octubre de 1967.

El Che Guevara desarrolló una serie de ideas y conceptos que se han conocido como «guevarismo». Su pensamiento tomaba el antimperialismo, el marxismo y el comunismo como elementos de base, pero con reflexiones sobre la forma de realizar una revolución y crear una sociedad socialista que le dieron identidad propia.

Guevara otorgaba un papel fundamental a la lucha armada. A partir de su propia experiencia desarrolló toda una teoría sobre la guerrilla. Para él, cuando en un país existían «condiciones objetivas» para una revolución, un pequeño «foco» guerrillero podía crear las «condiciones subjetivas» y desencadenar un alzamiento general de la población.

Un hombre de acción y de ideas profundas, tanto por sus aportes a la teoría dela lucha de libración nacional como a las tareas desempeñadas en el Estado, en su cargo de ministro y de representante de Cuba en distintos eventos internacionales.

Que este 9 de octubre se honre más que nunca sus ideas y conquistas. Nuestro pueblo siempre estará orgulloso de que su figura tenga un espacio reservado en las páginas de nuestra historia. ¡Hasta la victoria siempre Comandante!

Texto: Camilo Sigas, estudiante de Periodismo

Deja una respuesta