El Día Internacional de la Infancia puede devenir celebración diferente e inolvidable

Si hay un tesoro muy especial en la Cuba de hoy, son los niños. Llenarlos de felicidad mientras dura la etapa de su inocencia además de ser el deber de cada familia, ha sido un principio de nuestros dirigentes quienes no han limitado esfuerzos e iniciativas para que se sientan protegidos y se respeten todos sus derechos.

Por ese motivo el inicio de Junio deviene jornada muy especial con la celebración del Día Internacional de la Infancia, una efeméride que fue instituida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1956 y aunque cada país puede designar una fecha en el calendario para celebrarlo, siempre se tendrá en cuenta que niños y niñas forman parte del sector más vulnerable de la sociedad y el que más sufre ante cualquier desequilibrio económico, natural o social.

En Cuba, por ejemplo, desde el 1 de Junio de 1963 se celebra el Día Internacional de la Infancia. Y aunque en esa jornada los más pequeños están como centro de interés de las actividades, en esta nación caribeña niños y niñas tienen toda la atención cada día, en un seguimiento que involucra a la familia, la escuela, las instituciones de salud y las organizaciones que accionan en la comunidad.

Que esas personas bajitas, llenas de sueños, sin maldad y con el ánimo de ser felices a la manera que lo conciben en su mundo de fantasía alcancen su deseo, no es tan difícil si logramos que estos pequeños vivan en condiciones agradables y que disfruten de salud; tengan la posibilidad de jugar, estudiar, alimentarse; no sean excluidos de su grupo por el color, solvencia económica, inteligencia, y que se sientan queridos por quienes le rodean.

Ese es el ambiente que se le crea a la generación más pequeña de nuestra sociedad, donde el respeto a sus derechos se consolida en esa jornada de actividades prevista para el intercambio y también para que conozcan que ese contexto que tienen en Cuba, no es igual en muchas otras naciones del mundo en las cuales este 1 de junio, podrán morir cientos de miles de niños por hambre o enfermedades; mientras que otros estarán obligados a trabajar o prostituirse para poder vivir.

Este año el Día Internacional de la Infancia transcurre en una situación epidemiológica muy compleja en la que está involucrado todo el planeta. El municipio de Santiago de Cuba no está exento de esta problemática mundial, por lo que la protección a los más pequeños de la familia es lo esencial.

No se prevén actividades puesto que el aislamiento a estas personitas más vulnerables de la sociedad es la palabra de orden. Sin embargo en cada vivienda desde el amanecer, niños y niñas deberán recibir el mejor mensaje de la jornada con las Felicitaciones por el día Internacional de la Infancia.

Hay disímiles maneras para que los principitos se sientan bien y disfruten de una jornada agradable y distinta, dígase con la lectura de algún cuento, con adivinanzas, incentivándolos a cantar, recitar o bailar.

Podemos con iniciativas propiciarles un momento para que se sientan como los seres más importantes, e iluminen con su risa y alegría el hogar, como el mejor escenario para festejar el Día Internacional de la Infancia en un primero de junio que podrá ser una celebración diferente, pero inolvidable.

Deja una respuesta