Jóvenes cubanos tras las huellas de Camilo y Che

La historia forjada por los Comandantes del Ejército Rebelde Camilo Cienfuegos y Ernesto Che Guevara es inspiración perenne para las actuales y futuras generaciones de cubanos, porque estos dos hombres constituyen íconos de las mejores virtudes que afloran en los seres humanos para obrar por el bien común.

Han pasado los años pero su ejemplo y la epopeya que protagonizaron siguen intactos en la memoria del pueblo; se renueva y refuerza su grandeza estos días en que se celebra la Jornada Ideológica Camilo-Che, al recordar que el 8 de octubre cayó en combate, en Bolivia, el Guerrillero Heroico y el 28 de octubre cayó al mar el Héroe de Yaguajay.

  El legado que dejaron a los jóvenes de hoy se multiplica en buenas acciones a favor del avance de la nación y para apoyar solidariamente a países hermanos que lo necesitan, como se ha hecho en tantas misiones altruistas por el mundo, sobre todo en campos muy sensibles e importantes como la salud y la educación.

  Así, Cuba puede vanagloriarse de la actuación y entrega de los pinos nuevos que en estos tiempos representan una fuerza poderosa en las esferas productivas y de servicios, para producir desde dentro los alimentos que el pueblo necesita para subsistir y vencer ante un cruel bloqueo impuesto por el gobierno de los Estados Unidos a la Isla.

  En este 2020, cuando la Covid-19 puso en vilo a la humanidad, en esta nación se contaron por miles los Jóvenes por la vida, quienes recibieron ese reconocimiento al ser protagonistas en la batalla contra el nuevo coronavirus desde la línea roja como médicos, enfermeros, técnicos, pero también otros de muchos sectores de la sociedad ocuparon puestos de apoyo en función de voluntarios en centros de aislamiento y en hospitales para servir en la limpieza, alimentación y atención a los enfermos.

  Los integrantes del célebre contingente internacional Henry Reeve son ejemplos vivos de los valores forjados por la Revolución y por revolucionarios de la talla de Camilo y el Che, por su disposición para encarar la muerte frente a frente y salvar vidas en países de Europa, América Latina y el Caribe, y África, donde los gobiernos solicitaron el concurso de los héroes de batas blancas, los cuales escribieron hermosas páginas de amor, entrega y valentía al enfrentar una enfermedad tan contagiosa y letal.  

  En la Patria, en la retaguardia, otros muchos jóvenes participan en los contingentes juveniles 60 aniversario de los CDR para aportar en tareas de choque que la Revolución promueve para el desarrollo de programas agroalimentarios, de apoyo a la construcción u otros frentes de la economía y de la defensa del país mediante los Destacamentos Mirando al mar.

  Es que Camilo, el Héroe de la batalla de Yaguajay, devenido Señor de la Vanguardia por su arrojo en el combate, y el Che, encarnación más sublime del internacionalismo y la solidaridad humana siguen guiando las misiones más enaltecedoras que protagonizan los jóvenes de hoy.

Deja una respuesta