La hazaña de Radio Reloj

Tic tac tic tac radio reloj hora para el territorio nacional de Cuba: tres y veintiuno de la tarde.

Los pasos apurados del comando revolucionario atraviesan los pasillos de CMQ radio, en aquel entonces de las emisoras mas escuchadas del país, una cabina de transmisiones muy pequeña, aledaña a la gran radioemisora sigue al aire dejando escuchar su incesante tic tac tic tac

Es el 13 de marzo de 1957 y en ese preciso instante llegó José Antonio a la cabina de Radio Reloj y entregó a los locutores varios despachos, donde se informaba del ataque al Palacio Presidencial y de un supuesto parte emitido por oficiales y clases que habrían tomado el mando del Ejército, luego de destituir a altos jefes y oficiales del tirano Batista.

Al final del boletín entregado por José Antonio, uno de los locutores anunció que el líder de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU) daría a conocer una alocución al pueblo de Cuba.

«¡Pueblo de Cuba!

En estos momentos acaba de ser ajusticiado revolucionariamente el dictador Fulgencio Batista.

En su propia madriguera del Palacio Presidencial el pueblo de Cuba ha ido a ajustarle cuentas, y somos nosotros, el Directorio Revolucionario, los que en nombre de la Revolución cubana hemos dado el tiro de gracia a este régimen de oprobio.

Cubanos que me escuchan, acaba de ser eliminado…» “…, acaba de ser eliminado…»

En ese momento, cuando el líder estudiantil repetía sus palabras, la alocución quedó cortada por un empleado encargado de las transmisiones que en otro sitio del edificio, sacó del aire la emisora.

Cuando al dirigente estudiantil le informaron que estaban fuera del aire, en su retirada, realizó unos disparos sobre el máster de la CMQ.

La finalidad de ajusticiar a Batista estuvo coordinada con la intervención de la emisora Radio Reloj, al mismo tiempo la toma de la Universidad de La Habana, la irrupción en cuarteles, el cierre de las comunicaciones y el asalto a la guarida del tirano Batista en el Palacio Presidencial.

El jefe máximo de la operación seria el propio secretario general de esa agrupación, José Antonio Echeverría, quien organizó la temeraria acción.

La acción armada efectuada contra el asalto al Palacio Presidencial, fue llevada a cabo por jóvenes del Directorio Revolucionario. El objetivo de los asaltantes era intimidar a la soldadesca con el ajusticiamiento del despótico Fulgencio Batista, ocupar su fuerte arsenal del Cuartel de la Policía y entregar las armas de la guarnición al pueblo convocado por medio de Radio Reloj, luego tomar otras estaciones policíacas y cuarteles hasta dominar la capital.

Carlos Gutiérrez dirigió el comando de asalto a Palacio al frente de 50 jóvenes que viajaban en dos automóviles y una furgoneta de la empresa Fast Delivery, al llegar al lugar destinado entraron, Ya en el Palacio Presidencial corrieron hacia el interior del edificio, dividiéndose las misiones.

Los que subieron al segundo piso en busca del dictador comprobaron que este había huido por una escalera interna, anexa a su oficina.

Violentos combates se generaron dentro del Palacio donde se hizo más fuerte la resistencia de los guardias de la tiranía, muchos jóvenes murieron, y a otros se les agotaron las municiones. Se decide retroceder, para pedir refuerzos y continuar posteriormente el ataque, pero la operación de apoyo no funcionó.

Tal y como la calificara el comandante Fidel Castro en años posteriores «fue una operación bien organizada, un acto de extraordinaria audacia y valentía, en el que también hubo fallos e imponderables».

José Antonio cayó en combate frente a fuerzas de la tiranía aquel 13 de marzo de 1957, muy cerca de la Universidad de La Habana.

A pesar de no haber logrado su objetivo, la acción del 13 de marzo, tuvo una gran importancia histórica, pues conmovió a la ciudadanía y abrió nuevos horizontes en la conciencia popular, imponiendo mayor actitud de repudio contra régimen de Batista.

Escrito por Santiago Carnago

Deja una respuesta