Un Bosque con semilla de Héroes

La conocida muerte por asesinato de nuestro guerrillero heroico Ernesto Che Guevara en los angostos parajes de Bolivia, fue un duro golpe para los que conocieron de su obra y dedicación a la causa revolucionaria que fuimos casi todos los cubanos.

Nacimos bajo su égida figura e inspirados en su ejemplo creador, su fidelidad al pueblo que le abrió su corazón de hermano, la honestidad y principios de su formación revolucionaria y el afán de entregarse al mundo por la causa a favor de los pobres y los desprotegidos.

Nos llega de tan lejos su muerte que solo la semilla de su ejemplo sembrada en toda cuba, nos mantendría vivo el recuerdo de su gigantesca figura y eterna la huella de su ejemplo.

En Santiago de Cuba, precisamente en la avenida de las Américas, una de las arterias principales de la ciudad de Santiago de Cuba, entre las calles M y Casero en el Reparto Terraza, se abren senderos de piedras, una alfombra de chinas pelonas que simbolizan las cuencas de los ríos Grande, Ñacahuasú y otros que fueron atravesados por los guerrilleros en su constante peregrinar,  veredas de piedras que conducen y desembocan en el Conjunto Escultórico Bosque de los Héroes, escultura monumentaria Primer monumento ambiental construido en Cuba para rendir homenaje a Ernesto Che Guevara de la Serna y a sus compañeros caídos en Bolivia.

Se funda el hoy muy conocido y visitado bosque de los héroes el 15 de octubre  de  1973 tipificado como monumento local Santiaguero, pero de alta significación para todo el país.

Sitio que en ocasiones se llena este monumento con la sonrisa de escolares que cambian los colores de sus pañoletas como un devenir de sueños a la nueva etapa de su vida en la organización de pioneros que desea ser como el che.

Ya han transcurrido 6 años desde su captura y asesinato por esbirros del ejercito Boliviano, en cumplimiento de órdenes estrictas del gobierno de los Estados Unidos y es en el marco de la celebración de ese aniversario que por iniciativa del Comandante de la Revolución Juan Almeida Bosque se erige tal obra en homenaje al Ché y su guerrilla internacionalista,

Saben los niños que la ejecución de la obra monumentaria estuvo bajo la dirección general de la escultora Rita Longa, quien utilizó elementos artísticos naturales para representar el escenario de guerra, aquí entre estas piezas de mármol se alzan dos cipreses que simbolizan la inmortalidad, además la presencia de bambúes sugiere la selva boliviana. La palma real significa la hidalguía y cubanía de las ideas de estos hombres y el algarrobo la continuidad histórica de la epopeya.

Los dados centrales dedicados al Estado Mayor, luego otros a la vanguardia de la guerrilla y los demás dedicados a la no menos importante posición de retaguardia en una guerra de ese tipo.

En quince de los paneles superiores están grabadas las imágenes, seudónimos de guerrilla, fecha y lugar en que cayeron combatiendo; en otros cuatro, aparecen textos que revelan las cualidades humanas inherentes a ellos, así como los objetivos de lucha y la muy importante tarja donde se reflejan los grados militares que alcanzaron cada uno de ellos, nombres y apellidos, seudónimos de guerra, fecha de nacimiento y organización política a la que pertenecían. El bosque cultivado con la semilla de los héroes guerrilleros, embrión que continua germinando en los pueblos de toda la América a pesar de la bota hostil del imperio.

Escrito por Santiago Carnago López

Deja una respuesta